El futuro de la economía está en el sector online

En los últimos años, la tecnología ha transformado por completo nuestros modelos de consumo, ya que gracias al avance de sectores como la informática, los dispositivos móviles o Internet, cualquier industria se ha tenido que adaptar a unas nuevas reglas para seguir creciendo económicamente. De esta manera, no es de extrañar que las compañías que aprovechan mejor estas oportunidades estén desbancando a otros competidores que no han sabido adaptarse a las necesidades del mercado.

En este contexto, los principales beneficiarios son los consumidores, que ven cómo aumenta la competitividad entre sectores al mismo tiempo que la oferta se ha multiplicado considerablemente. Así, estar presente en la red se ha convertido en una obligación para cualquier empresa, ya que permite que sus productos o servicios lleguen a cualquier otro punto del planeta reduciendo enormemente los costes.

Por otro lado, no podemos pasar por alto que todo esto sería imposible sin un desarrollo de la seguridad en el ámbito online, que permite que los clientes mantengan la misma confianza que tenían ante las pautas de consumo físicas. De hecho, el momento del pago es una de las situaciones más críticas a la hora de apostar por la compra a través de cualquier plataforma digital, lo que ha supuesto el surgimiento de empresas como Adyen, encargada de englobar a distintas multinacionales para proporcionar un entorno seguro para los consumidores.

Gracias a este tipo de medidas, cada vez hay un mayor número de usuarios que se decanta por el consumo a través de Internet, debido a que les supone una mayor comodidad y rapidez. Además, al eliminar intermediarios se reduce considerablemente el precio final, lo que explica a la perfección el éxito de empresas que eran impensables hace un par de décadas, como Amazon, Uber o Netflix.

Industrias pioneras que están desbancando a competidores tradicionales

Las compañías que hemos mencionado anteriormente también están inmersas en modelos de negocio que aprovechan todas las oportunidades del sector online, al mismo tiempo que han desplazado a otras empresas que eran hegemónicas en sus respectivas industrias. Asimismo, esto ha sucedido con un mayor impacto dentro del campo del ocio y el entretenimiento, que ha vivido un crecimiento espectacular durante el siglo XXI.

Un claro ejemplo de ello puede verse con los videojuegos, que se han convertido en una industria que genera más beneficios que el cine o la música juntos, pero también sucede con las plataformas de streaming o el juego online. De este modo, las compañías tradicionales son incapaces de competir contra organizaciones que vuelcan su contenido en la red, diversificando su oferta al máximo y ofreciendo al usuario una experiencia de 360º.

Así, productos como las tragaperras han conquistado el entorno online gracias a una estrategia novedosa que se centra en la diversificación de los títulos que hay a disposición del cliente, mientras que se le da la oportunidad de disfrutar de bonos de casino. De hecho, este modelo de negocio también se ha producido en el sector de los videojuegos (desaparece la hegemonía de las consolas físicas para dar paso a las descargas a través de dispositivos móviles y a la estrategia multiplataforma) o las plataformas de streaming (los CDs y DVDs han sido desplazados por los servidores digitales).

El cliente, cada vez más adaptado a estas modalidades de consumo

Finalmente, debemos destacar que el cliente cada vez está más adaptado a estas modalidades de consumo, algo que beneficia directamente tanto a las multinacionales como a los mercados minoristas. Cada vez hay más consumidores que se sienten seguros en el entorno digital, al mismo tiempo que las empresas dedican más recursos a estar presentes en la red. La consecuencia directa de todo este proceso es que las ventas online crecen año tras año en cualquier perfil de edad, ya que la brecha digital a partir de los cincuenta años se está reduciendo considerablemente.

Por consiguiente, podemos atrevernos a decir que el futuro de la economía se sitúa irremediablemente en Internet, donde aprovechar las oportunidades puede permitirnos mantener una ventaja competitiva considerable respecto a otras empresas de nuestro mismo sector. Asimismo, todos los pronósticos apuntan a que con la llegada de las redes 5G y las próximas innovaciones tecnológicas, el potencial del sector online se multiplicará durante los próximos años, lo que implica un crecimiento sostenido a lo largo del tiempo gracias a un proceso de globalización que sigue avanzando hacia nuevas regiones del planeta.