¡El futuro ya está aquí!

Antonio García Gonzalez
Responsable de Relaciones Internacionales y Secretario de la Red EQUO Joven


Todas sabemos que Los Simpsons, por ciencia o por azar, han predicho el futuro en varias ocasiones. Y es que, pensando en este artículo, se me viene en mente el capítulo en el que la ciudad de Springfield era candidata para acoger las Olimpiadas y para ello los niños de la escuela primaria cantaban a coro una canción sobre niños y futuro; y la frase que más hincapié se hacía era la de ¡el futuro ya está aquí!

Y es cierto, el futuro ya está aquí. No lo digo por la nueva tecnología que nos rodea en el día a día sino por ese acontecimiento invisible que todas conocemos, pero por el que muchas no hacen nada. Sí, el cambio climático. Y me enfoco más en uno de los efectos que son transversales a este fenómeno inducido por el ser humano, y que, aunque se encuentre entre nosotras, todavía no vemos.

La subida de los mares, el aumento de las temperaturas, el empeoramiento de la calidad del aire, etc. tendrán un efecto en la naturaleza y en las poblaciones más vulnerables, sobre todo las de las zonas rurales o en países empobrecidos. Este artículo habla de ellas, todas aquellas personas que por A o por B se han visto obligadas a abandonar sus hogares puesto que estos se han visto afectados por los cambios drásticos de clima y el medio ambiente.

Las migraciones climáticas son un término al que tenemos que acostumbrarnos en los próximos años y décadas. Podemos definirlo como los grupos de personas cuyo bienestar es insostenible o no se puede ejercer en plenitud debido al cambio de las condiciones ambientales causadas por el calentamiento global. Más allá de esta terminología, lo mejor es pasar a lo gráfico.

Según un estudio de la Asociación Americana de Meteorología[1] desarrollado por dos científicos de la Universidad de Maryland, durante el último siglo el desierto del Sáhara ha aumentado sus dimensiones en más de un 10%, como se ve en el GIF.

El efecto más directo del incremento de la superficie del Sáhara es el aumento de la desertificación de los campos además del aumento de las temperaturas, lo que genera que las condiciones de vida no sean aptas para las personas. Este es uno de los ejemplos de cómo se generan estas migraciones forzosas. La desertificación pronunciada está ocurriendo en otros lugares del planeta, como América Latina. Además, la desertificación no es la única causa de desplazados y desplazadas climáticas: la subida del nivel del mar está ya ocasionando desplazamientos en Oceanía y amenaza con engullir islas-Estado como Kiribati.

Pero ¿cómo puede afectarnos en el día a día que haya un aumento de los efectos del cambio climático? Hay que entender que muchas personas migrantes llegan a España y países enriquecidos por culpa de nuestro sistema capitalista-consumista, que también empeora la situación climática. Ha aumentado el numero de migrantes mujeres, tanto embarazadas, con hijos o que viajan sola en la búsqueda de un lugar en donde poder mejorar las condiciones de vida.

El activista y académico austro-británico Dhananjayan Sriskandarajah afirmaba en la revista Migraciones forzadas que:

«Será crucial identificar los contextos en los que el cambio climático es o será el factor determinante que cause el desplazamiento (por oposición a aquellas situaciones en las que es sólo uno de los muchos factores que pueden impulsar a las personas a desplazarse). Mientras no tengamos ideas más claras sobre este aspecto, muchos responsables políticos sostendrán que, pese a su importancia, las pruebas existentes no son suficientes para actuar. Además, tampoco ayuda el hecho de que la mayoría de los investigadores que trabajan en este ámbito no tienen la certeza suficiente sobre el funcionamiento de la relación causal, como para recomendar una actuación política».

Actualmente la actuación política en España en materia de cambio climático y transición ecológica es ineficaz ante los procesos que nos acontecen y que tienen como punto de no retorno 2030. El incremento del mar, la desertificación o las altas temperaturas harán que la vida sea complicada también en los países enriquecidos, aunque siempre mejor que en los países empobrecidos. Sin ir más lejos, la Junta de Andalucía[2] estima que más de 400000 habitantes del sur de España se verán forzados a abandonar sus hogares en las próximas décadas. La ineficacia de estas políticas hace que no se contemple la implicación de los movimientos migratorios a causa del cambio climático. Por ello, urge implementar políticas eficaces y eficientes que consideren el fenómeno de los desplazamientos climáticos puesto que, como ya he dicho, «el futuro ya está aquí».

[1] Twentieth-Century Climate Change over Africa: Seasonal Hydroclimate Trends and Sahara Desert Expansion; Natalie Thomas and Sumant Nigama; Department of Atmospheric and Oceanic Science, University of Maryland, College Park, College Park, Maryland

[2] Junta de Andalucía, Consejería de Medio Ambiente. Estudio básico de adaptación al cambio climático, sector agricultura (2012).

Deja un comentario