La inversión global en defensa superó en 2019 los 1.900 millones de dólares (1.750 millones de euros) lo que supone un nuevo máximo histórico. Este aumento de gasto militar ha sido sobre todo impulsado por Estados Unidos, aunque también han destacado en este aspecto China e India.

Esa cifra supone el 2,2 % del Producto Interior Bruto (PIB) global y un gasto medio de 249 dólares (230 euros) por persona, consolidando la tendencia alcista en el gasto mundial registrada desde 2015 después de una caída entre 2011 y 2014 por la crisis financiera.

El incremento obedece a un aumento de los costes de personal por el reclutamiento de 16.000 militares y a los programas de modernización de arsenal convencional y nuclear y se basa “en la percepción de un regreso a la carrera armamentística entre las grandes potencias”, señala el informe. El gasto estadounidense es no obstante un 15 % inferior al récord de 2010, al que siguieron siete años consecutivos con descensos, una tendencia revertida en los últimos dos.

España, por su parte, registró en 2019 un aumento del gasto militar alcanzando un volumen de 17.200 millones de dólares según SIPRI y de 20.050 millones de euros según el Centro Delàs.

El estudio de SIPRI explica que en 2019 se ha alcanzado el nivel más alto de gasto en defensa desde la crisis del 2008 y «representa probablemente un máximo histórico”. Los países con mayor gasto militar registrado han sido Estados Unidos -que acapara el 38% del total-, China, India, Rusia y Arabia Saudí. Entre estos cinco países copan el 62% del gasto total.

China y EEUU

Estados Unidos, que tras varios años de recortes en el presupuesto militar, lleva dos ejercicios registrando un fuerte aumento. En 2018, el auge fue del 4.6% y en este 2019, ha sido del 5,3% alcanzando un montante total de 732.000 millones de dólares. 

China, por su parte aparece en segunda posición del ranking, con un incremento del gasto del 5,1% hasta los 261.000 millones de dólares. Esta cifra supone que el gigante asiático dedica ahora al gasto en defensa un 85% más que hace una década.