La ONG Proactiva Open Arms rescató a 55 inmigrantes, entre ellos dos bebés mellizos, en el Mediterráneo central cuando su embarcación estaba «a punto de naufragar» y sus ocupantes condenados a muerte.

Según el fundador de la ONG, Óscar Camps el barco «se hundía; entraba agua y había escorado tanto que estaba a punto de naufragar«. «Pero hemos llegado a tiempo. 52 personas, 16 mujeres y 2 bebés, a la deriva están a salvo. Ahora necesitamos un puerto seguro«.

Un día después, se sumaban otros 68 migrantes rescatados en el Mediterráneo, con «signos inequívocos de la violencia sufrida en Libia«.

El Open Arms está salvando vidas, pero no está recibiendo ayuda de ningún tipo por parte de su propio país. El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha echado balones fuera afirmado que “España no puede ser el único puerto seguro” del Mediterráneo ni el único país que esté asumiendo las labores de salvamento de migrantes.

Preguntado por si está indicando de forma velada que el OpenArms no atracará finalmente en España, en ministro indica que “no es que no vaya a venir, porque no solamente se ha ofrecido València”, ha respondido Ábalos. “Lo que tenga que ser, será”, ha añadido.

Eso sí, Ábalos aprovecha para informar de lo comprensivo que ha sido el Gobierno con el tema de los migrantes, echándo flores al Ejecutivo. Ha recordado que el año pasado recibió a los migrantes del Aquarius porque “no encontraban puerto seguro” y que “España está asumiendo su responsabilidad” en la acogida de personas a la deriva. En el caso del Open Arms dice que se trata de “una misión muy concreta” y que no están obligados a recibirlo. Por lo tanto, siempre según Ábalos, España asume su responsabilidad, pero solo hasta donde quiere España: el Open Arms no cuenta.

Para Ábalos, ésta no es una cuestión “potestativa ni voluntarista”, sino que debe haber una política de derechos humanos y de política migratoria de toda la Unión Europea. “No puede ser que solo España constituya puertos seguros porque eso sería dramático desde el punto de vista del derecho humanitario, de las convenciones internacionales y de la propia Comisión Europea”, ha manifestado.

Así, ha defendido que Bruselas y el resto de países del bloque deben “asumir su responsabilidad y no eludirla”, como intenta hacerlo él, en la acogida de los migrantes que siguen a bordo del Proactiva Open Arms tras ser rescatados por la ONG en el Mediterráneo.