El Gobierno también ha contemplado la posibilidad de que la familia, “si quiere y decide”, celebre una “íntima” ceremonia en el lugar de la reinhumación y acorde a sus preferencias religiosas, resaltando que sólo será “para los familiares”.

Por este motivo, “no habrá comunicación ni convocatoria pública” y se adoptarán las medidas necesarias para evitar el uso de medios de captación y reproducción de imagen y sonido, ya que el fin es poder “preservar la intimidad” de la participación de la familia y “de los restos del dictador”.

En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Calvo ha asegurado que con este último paso “se está ejecutando la Ley de Memoria Histórica” del año 2007. “Una ley propia del esfuerzo de una democracia por atender los informes de la Naciones Unidas”, ha destacado.

Ha argumentado también que, expirados los sucesivos plazos que han tenido los familiares para recurrir la decisión y disponer sobre el destino de los restos mortales del dictador, el Gobierno ha elegido un “destino alternativo compatible” con la garantía del orden público y la seguridad ciudadana, puesto que se trata de un lugar de “titularidad estatal”.

Calvo ha insistido en que el próximo 10 de junio “se concluirá con el procedimiento” de la exhumación de Franco del Valle de los Caídos, cumpliendo con el Acuerdo del Consejo de Ministros del 31 de agosto de 2018, por el que se inició el procedimiento administrativo.

Deja un comentario