El Gobierno cree que las elecciones generales siempre tienen «efectos terapéuticos» en los partidos, y bajo esta perspectiva asume que la opinión del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, sobre posibles pactos, es ahora «más razonable», en palabras de la ministra portavoz, Isabel Celaá.

Eso sí, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha comentado que los socialistas también «han escuchado» la voz de su militancia, que en la noche electoral advirtió desde la calle Ferraz al líder socialilsta, Pedro Sánchez, contra el presidente de Cs, al gritarle «con Rivera, no».

En dos ocasiones ha comentado Celaá el peso como «terapia» que tienen las elecciones para los partidos a la hora de fijar sus prioridades para posibles pactos o para determinar su posición ante una hipotética investidura de Pedro Sánchez, para la cual la CEOE ha pedido a PP y Cs que se abstengan.

«Ellos tomarán sus decisiones», se ha limitado a apuntar respecto al requerimiento de la patronal, si bien ha hecho notar que ambas formaciones ahora «están en liza para ver quién llena el campo de la derecha».

En todo caso, Isabel Celaá tiene claro que la oposición ha recibido una «importante reprimenda» por parte de la sociedad española en los comicios, de los que en cambio se desprende una «lectura clara» por la victoria socialista.

Fuente