El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado este sábado en su comparecencia semanal en la Moncloa que «el ingreso mínimo vital se aprobará en el Consejo de Ministros de la próxima semana», un anuncio que ya había avanzado este lunes el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

«Una medida histórica en nuestra democracia para que nadie se quede atrás y que además ha sido un compromiso desde el inicio de andadura de este Gobierno de coalición», ha señalado Sánchez.

El presidente del Gobierno ha explicado que el ingreso mínimo vital «será una prestación habitual, permanente, que ya existe en otros países de Europa y con la que el Gobierno se había comprometido en el programa de investidura para reducir la tasa de pobreza en nuestro país».

Será una prestación de la Seguridad Social y su puesta en marcha puede amparar a cuatro de cada cinco personas en situación de pobreza severa y beneficiará a cerca de 850.000 hogares de los que la mitad tienen niños a cargo. Comenzará a cobrarse en junio y su coste anual rondará los 3.000 millones de euros.

La cuantía de la prestación dependerá del número de miembros de cada hogar y se analizarán las rentas que tiene cada hogar. El ingreso mínimo vital cubrirá la diferencia hasta alcanzar el ingreso mínimo que corresponda a ese hogar por el tamaño de la familia. «Es vital frenar y reducir la pobreza y especialmente la pobreza infantil en nuestro país», ha señalado Sánchez.

Este ingreso comenzará a cobrarse en el mes de junio a medida que se vayan tramitando las solicitudes. «Ni el Gobierno ni la sociedad española van a mirar para otro lado mientras nuestros compatriotas formen colas para comer», ha sentenciado el presidente del Ejecutivo.