El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el real decreto ley que modificará la Ley de Memoria Histórica y que permitirá exhumar los restos de Francisco Franco del mausoleo del Valle de los Caídos “antes de fin de año”, según ha explicado en rueda de prensa la vicepresidenta, Carmen Calvo.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros. EFE/Chema Moya

Calvo fue quien, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno,quiso dar la máxima importancia a un acuerdo ya tildado de histórico: la decisión de exhumar los restos del dictador Francisco Franco.

La vicepresidenta del Gobierno asegura que la modificación permite “cumplir con la ley y con los pronunciamientos del Congreso de los Diputados para proceder a uno de los contenidos preferentes de la Ley de Memoria Histórica, que es exhumar los restos del dictador del lugar donde están las víctimas de la contienda“.

No podemos perder ni un solo instante, no lo va a hacer este Gobierno, en cumplir el informe de los expertos que indicaban que la acción más rápida que había que acometerse para la paz de las víctimas que están allí enterradas era la exhumación de los restos de Franco“, ha apuntado Calvo.

 

Calvo explicó que el Real Decreto Ley modifica dos aspectos puntuales de la Ley de Memoria Histórica de 2007 con un objetivo político claro: cumplir con las indicaciones de Naciones Unidas, con la propia Ley de Memoria Histórica y con el pronunciamiento que hizo el pleno del Congreso de mayo de 2017, donde ningún grupo se opuso a la exhumación.

La vicepresidenta del Gobierno indicó que se han tomado todas las garantías posible y, a partir de esa fecha, se requerirá a la familia para que, en el plazo de 15 días, para personarse en el procedimiento y realizar todas las alegaciones que consideren. En dicho plazo, los familiares podrán comunicar el destino que desean para los restos mortales, indicando el lugar de reinhumanación. En el caso de que existieran discrepancias entre los familiares o no manifestaran su voluntad en tiempo y forma, el Consejo de Ministro decidirá el lugar para su nueva inhumación.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha tenido algunos problemas para desarrollar su promesa. Primero, aseguró que lo iba a hacer con el consentimiento de la familia o sin él. Pero la Iglesia Católica, que custodia la basílica donde está enterrado el dictador, aseguró que sin el permiso de los descendientes de Franco no iba a dar permiso para entrar en el recinto sagrado.

Calvo indicó que espera contar con la mayoría en la Cámara Baja para la ratificación del Real Decreto Ley y, además, aseguró que ese procedimiento se quiere abrir el debate a otras cuestiones.

Deja un comentario