En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha explicado que la adopción de este reglamento, que exime a los británicos de pedir visado Schengen en caso de un Brexit sin acurdo, «evitará problemas para los movimientos de los nacionales británicos, incluidos los procedentes de Gibraltar, cuando pasen a ser nacionales de un tercer Estado».

A su juicio, «se trata de un Reglamento muy favorable a los ciudadanos y da certidumbre a todos los británicos y europeos que quieran desplazarse por la Unión Europea».

Pero además, ha resaltado que es la primera vez que el Parlamento Europeo, y el Consejo, es decir los Estados miembros de la UE, «asumen que Gibraltar es una colonia, siguiendo el lenguaje de las Naciones Unidas y del propio Tribunal de Justicia de la Unión Europea».

«Se trata, por lo tanto, de un gran paso adelante para la posición y reivindicaciones formuladas por España», ha resumido Exteriores, que considera que este resultado «demuestra el liderazgo europeísta» de España y su prioridad de garantizar los derechos de los ciudadanos.

Además, ha celebrado «el trabajo concertado de los principales grupos de la Eurocámara para asegurar que este Reglamento salga adelante en tiempo y forma» y alineado también con los «legítimos intereses nacionales» de España.