El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró que el Ingreso Mínimo Vital (IMV) se aprobará este mes y se podrá empezar a cobrar en junio. «Es un ingreso mínimo muy importante y estará puesto en marcha en mayo y a partir de ahí se podrá pedir y empezar a hacer los pagos ya en junio», indicó.

Este plazo retrasa la previsión de Pablo Iglesias, que prometió el pasado 16 de abril que se iban a «dejar la piel» para que la renta mínima se cobrase a partir de mayo ya que la situación de las familias más vulnerables ha empeorado con la crisis del coronavirus y «no se puede esperar varios meses».

Escrivá ha asegurado que esta prestación erradicará «casi completamente» la situación de pobreza extrema que sufren el 20% de los hogares españoles, mientras que el umbral de hogares por encima de la pobreza severa también será cubierto con el IMV en un porcentaje muy importante.

El ministro ha indicado que el diseño de las ayudas se ha hecho teniendo en cuenta la tipología de los hogares para que sea más eficaz por lo que el Gobierno se centrará en una parte importante en las familias con niños, diferenciando por número de hijos y con un complemento adicional si son hogares monoparentales.

Escrivá estimó que el Ingreso Mínimo Vital cuando cumpla un año de funcionamiento supondrá un coste en torno a los 3.000 millones de euros y señaló que se está diseñando un mecanismo multicanal para solicitar la prestación, a fin de llegar al mayor número de personas vulnerables posible.

«En cuanto entre en vigor, podrá solicitarse» y destacó que además de la Seguridad Social, se pondrán en marcha «otros canales» complementarios para facilitar su acceso.

La cuantía es inferior a cualquiera de las que se barajaban hasta ahora para poner en marcha esta medida que se encontraba incluida en el pacto de coalición entre PSOE y Unidas Podemos y que se estimaba que supondría un coste de 5.000 millones para las arcas públicas.