El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso reunió en un colegio a casi 1.250 opositores al cuerpo de administrativos de la Comunidad de Madrid a las 10 de la mañana del domingo 8 de marzo pese a que el día anterior había enviado dos alertas desde la Dirección General de Salud Pública a la Delegación del Gobierno sobre el riesgo de concentración de personas.

En su comparecencia del pasado 29 de abril en la Asamblea de Madrid, Ayuso defendió que la manifestación del 8M fue «el mayor ‘infectódromo’ de España» y ha defendido en varias ocasiones que su Gobierno fue «una semana, dos o tres por delante» del Ejecutivo de Pedro Sánchez al tomar medidas contra la pandemia del coronavirus, pero este dato que ha adelantado el Confidencial desmonta todo el argumentario de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

El examen se realizó en el Instituto de Educación Secundaria Príncipe Felipe donde acudieron los 1.248 opositores que habían pasado la primera prueba celebrada meses atrás, según documentos públicos que figuran en la página web de la propia Comunidad de Madrid.

«En un centro con 81 aulas en 5 edificios. Con alrededor de una quincena de opositores por aula, en filas de solo uno y distancias mínimas de separación de más de 1 metro en todos los casos. No se deberían comparar unas oposiciones con una manifestación», ha defendido Ayuso en su cuenta de Twitter tras conocerse la noticia.

No obstante, según recoge la convocatoria, no es cierto que se utilizasen todos los edificios. La Comunidad de Madrid habilitó cuatro de ellos. El quinto solo era para los aspirantes que optaban a las 10 plazas de la promoción interna.