A finales de la semana pasada el Gobierno de la Comunidad de Madrid y los sanitarios llegaron a un acuerdo por el que se descobocaba la huelga iniciada el lunes de esa misma semana.

La reunión se llevó a cabo a lo largo de 7 horas en las que se acordaron llevar a cabo modificaciones en el modelo de reapertura de las urgencias extrahospitalarias, la gota que colmó el vaso.

Sin embargo, desde el Ejecutivo del gobierno regional aseguraron que no van a pedir perdón a los sanitarios, como “tampoco van a pedir a los convocantes” lo propio “por llamar asesina” a Ayuso.

Con estas palabras se pone de manifiesto la fragilidad de un acuerdo que se ha firmado con posiciones intermedias de lo que se demandaba entre ambas partes.

Por parte de los sindicatos esta desconfianza se materializará con la creación de una comisión que “analizará y evaluará” los centros y la aplicación de dichos acuerdos.

Por otra parte, los pediatras y médicos siguen sin acatar los designios del Ejecutivo y este lunes vuelven a tomar las calles, después de que el pasado viernes el equipo de la alcaldesa se reuniera con ellos.

Este lunes se movilizarán para exigir la ampliación de personal, para que puedan paliar la sobrecarga a la que se ven sometidos.

La convocatoria corre nuevamente a cargo de AMYTS, el sindicato mayoritario de médicos de la Comunidad, al que Ayuso se ha empeñado a denostar mediante críticas, tratando de restar legitimidad a este.

DEJA UNA RESPUESTA