El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publicó la resolución por la que se aprueba el asesinato de ejemplares de lobo con la excusa de actuaciones de control poblacional durante la temporada 2020-2021, que comenzará mañana, uno de agosto, y finalizará el 31 de julio del año que viene.

Esta actuación se realizará en aplicación del Plan de Gestión del Lobo en Cantabria, fijando una tasa de extracción del 20%, la misma que se aplicó la temporada pasada, lo que supone que podrán abatirse 34 de los 171 ejemplares que se estiman existen actualmente en la región.

Eso sí, se pueden matar de dos formas: mediante la actividad cinegética ordinaria durante las batidas de jabalí o mediante actuaciones realizadas por el personal de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático.

Aunque los daños provocados por los lobos son un asunto que se solucionaría gestionando con más prevención, más controles y a través de ayudas y pagos justos a los perjuicios que generan a los ganaderos; Cantabria decide que lo mejor es acabar con ellos dejando su control, en parte, en manos de cazadores.

De los 34 asesinatos aprovados, 32 podrán abatirse durante las batidas de jabalí que se desarrollen durante la temporada cinegética ordinaria, tanto en la Reserva Regional de Caza Saja como en los cotos de caza que se indican en la resolución que este viernes publica el BOC.