Colectivos sociales y ecologistas han advertido que los proyectos de Enel Green Power España / Endesa en la provincia de Lugo afectarán negativamente a la percepción de la Ruta Jacobea en la comarca de Paradela y que la promoción de este itinerario cultural europeo es incompatible con la inundación de aerogeneradores fomentada por la Xunta que acompañan esta ruta de peregrinación.

Maraña de cables y aerogeneradores en la zona del influencia del Camino de Santiago a su paso por Paradela (Lugo) / Creative Commons

Este martes, el conselleiro de Cultura de la Xunta Román Rodríguez compareció a petición propia en el Parlamento de Galicia para anunciar que el Gobierno gallego destinará más de 7 millones de euros a la ampliación y mejora de la red pública de albergues de cara al próximo Xacobeo 2021 y que el Plan de Mantenimiento de los Caminos de Santiago contempla una inversión de más de 15 millones de euros «para garantizar que todos los trazados se encuentren en un estado óptimo antes, durante y después de la conmemoración».

En paralelo, anunció que la Xunta «está llevando a cabo medidas para el embellecimiento de las diferentes rutas» con el fin de que estas «muestren la mejor cara de Galicia» y que la Xunta acaba de aprobar un proyecto, en colaboración con la Fundación Juana de Vega, «con el fin de eliminar elementos que deterioran el paisaje».

Todo ello sucede mientras arrecian las protestas contra los parques eólicos Paradela y Serra das Penas, que Enel Green Power España / Endesa está instalando en la provincia de Lugo, también por sus afecciones negativas sobre el paisaje del Camino de Santiago.

El diputado Antón Sánchez, viceportavoz del Grupo Común da Esquerda y portavoz nacional de Anova, ya advirtió en julio que ambos proyectos eólicos afectarán negativamente al Camino de Santiago por su impacto paisajístico, y sobre la vida de las personas por la proximidad de los aerogeneradores a muchas de las viviendas, considerando que «pueden causar graves transtornos» a vecinos y vecinas a causa del ruído generado y del efecto sombra. Por este motivo, presentó en el Parlamento de Galicia una Proposición No de Ley solicitando la paralización de ambos proyectos y la restauración de la zona afectada.

Sánchez considera que es fundamental «cambiar radicalmente» el modelo de desarrollo eólico en Galicia, porque lo que está pasando en Paradela no deja de ser «un abuso más sobre el rural gallego» de una «coalición de intereses» entre una multinacional el actual Gobierno de la Xunta presidido por Alberto Núñez Feijóo.

El diputado ha insistido en la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo eólico «hacia unos criterios más sostenibles, respetuosos con el territorio y más democráticos, donde la gente del rural sea el objetivo prioritario y no las multinacionales».

Deja un comentario