La crisis del coronavirus parece que puede llevarse el pacto entre las derechas madrileñas. La serie de acontecimientos que se han sucedido en el Ayuntamiento de la capital denotan una pérdida de confianza entre las partes que parece complicado que lleguen a solucionarse.

Este lunes Ignacio Aguado se reunía con los grupos de la oposición, un encuentro al que acudieron los portavoces del PSOE, Más Madrid y Unidas Podemos en la Asamblea, pero no Vox ni tampoco Isabel Díaz Ayuso.

Respecto a la ausencia de Ayuso y de representación del PP, Aguado aseguró a laSexta que «la presidenta tiene su agenda y decide a qué reuniones acudir y a cuáles no» y que su relación con ella es «fluida». «La reunión no iba pensada para hablar con ellos, sino con la oposición», ha asegurado el vicepresidente madrileño sobre el plantón de su socio de gobierno. «Con el PP hablo cada día», ha añadido, asegurando que «hay un Gobierno fuerte en la Comunidad de Madrid».

Lo cierto es que a Ayuso la idea de convocar a la oposición no le ha sentado bien y ha asegurado que: «Mi Gobierno debe decidir qué relación debe tener con las otras fuerzas políticas y hacerlo primero con una ronda de consultas». Además ha afirmado que los partidos que participaron en el encuentro del lunes «solo concluyeron que había que subir impuestos». «Hay que escuchar a todos, pero prefiero hacerlo a mi manera», ha aclarado.

El PP también ha criticado que Aguado no contase con la presidenta y el Consejo de Gobierno.

Aunque Aguado ha valorado positivamente la reunión ha lamentado la ausencia de Vox. «Eché en falta a Vox, me hubiera gustado que estuviera como partido de la oposición. No quiso venir, pero confío en que en las próximas reuniones se pueda incorporar», ha señalado.

El vicepresidente ha negado que vaya a haber elecciones anticipadas o moción de censura y ha insistido en no caer «en los comentarios interesados que buscan desestabilizar un Gobierno que está funcionando bien y que va a seguir funcionando bien».

Por su parte, la gestión de las residencias de ancianos durante la pandemia provocó también un grave cisma en el Ejecutivo de coalición. Alberto Reyero aseguraba este lunes que establecer «unos criterios de exclusiones basados en niveles de dependencia o discapacidad» a la hora de derivar a los internos de residencias de mayores a los hospitales no es «ético» y posiblemente tampoco «legal», una orden que según Ayuso nunca se produjo.

Ciudadanos ha confirmado este martes que apoyará la creación de una comisión de investigación sobre lo ocurrido en las residencias madrileñas mientras Aguado preguntado sobre este tema por laSexta ha rechazado «buscar dentro del Gobierno culpables de nada» y ha asegurado que: «Tanto la Consejería de Sanidad como la Consejería de Políticas Sociales han hecho todo lo que estaba en su mano para hacer frente a esta epidemia».

«Lo que el consejero de Políticas Sociales ha demandado es que el modelo de residencias actual no está pensado para abordar una epidemia, no está pensado para curar a los mayores sino para cuidar a los mayores, y que por eso necesitábamos reinventarlo», ha destacado Aguado.