Las plataformas digitales, como Deliveroo, Glovo, Ubereats y Stuart, son empresas que trabajan con un mismo modelo económico basado en una aplicación informática (app) con la que pueden saber en todo momento la geolocalización del trabajador e impartir órdenes, ofertas y sanciones. Esta aplicación organiza horarios y distribuye, según una evaluación personal, las franjas en las que el trabajador podrá recibir pedidos.

 

Las condiciones laborales de estos trabajadores son paupérrimas, ya que sin realizar pedidos no se ganará dinero, aunque el trabajador o la trabajadora esté en la calle. Aquellos que no cumplen con los criterios impuestos con estas empresas son desconectados, despedidos, cesan su actividad, sin explicaciones ni indemnizaciones. También aplican una nueva modalidad en la que dejan a 0 horas en la siguiente semana de trabajo a aquellos que no acatan sus órdenes.

El Secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha afirmado hoy que el Gobierno “puede y debe actuar ya contra el empleo precario que fomentan las plataformas digitales y las empresas multiservicio. Debe dotar de más recursos personales y económicos a la Inspección de Trabajo para frenar esta situación de manera inmediata”.

Gonzalo Pino ha realizado estas declaraciones durante su entrevista en el programa “La Hora de Andalucía” de Canal Sur Radio, donde ha señalado que “no puede ser que nuestra comodidad se haga en base a precarizar las condiciones de trabajo de los demás. Necesitamos un compromiso de toda la sociedad para erradicar estas formas de trabajo”.

Para Pino, estas plataformas hacen “lo que muchos empresarios llevan haciendo toda la vida para evadir el pago a la Seguridad Social, esta vez aprovechando la digitalización y una reforma laboral de 2012 que ha permitido que estas empresas desregulen las condiciones de trabajo”.

Empresas que consideran a los trabajadores como “colaboradores por cuenta propia, cuando en realidad son trabajadores por cuenta ajena, y que priorizan los convenios de empresa por encima de los convenios del sector”. Esto produce que los trabajadores “tengan que estar mucho tiempo sobre la bicicleta para tener un salario de miseria (la mayoría cobra por debajo del Salario Mínimo Interprofesional), pedalean entre 60 y 80 kms., tienen muchos riesgos para su salud y seguridad, etc.”.

El Gobierno debe actuar y aplicar cuanto antes el Plan Director por un Trabajo Digno que aprobó recientemente. No se pueden permitir estas formas de negocio explotadoras e injustas, hay que frenar ya esta situación.

Deja un comentario