Borrador automático

El Gobierno en funciones debe seguir el ejemplo de Portugal y bajar el IVA que se aplica a la factura eléctrica de los consumidores domésticos. La bajada del 21 al 4% ahorraría al usuario medio casi 130 euros anuales, de acuerdo con un análisis realizado por Facua – Consumidores en Acción, que toma como referencia las tarifas de los últimos doce meses con la aplicación de los impuestos indirectos vigentes en la actualidad y la bajada de casi 18 puntos porcentuales que representaría la aplicación del IVA superreducido.

La carga impositiva actual es absolutamente desproporcionada para un bien esencial como es la electricidad, mucho más considerando la escalada de precios que sufre este suministro desde hace años. Abril finalizó con una subida interanual del 4,5% en el recibo de la luz del usuario medio. En cuanto al precio medio del kilovatio hora (kWh) de electricidad, se ha encarecido un 6,2% con respecto al de abril del año pasado. Así, ha pasado de 13,86 a 14,76 céntimos.

Según los análisis de FACUA, la factura eléctrica del usuario medio se ha encarecido en un 85,7% en los últimos 15 años, nada menos que 37,26 euros mensuales -tomando como referencia las tarifas semirreguladas de agosto de 2003 y 2018-.

Portugal ha aprobado recientemente bajar el IVA aplicado a la factura de la luz a partir del 1 de junio. Así, este impuesto pasará del 23% actual (uno de los más caros de la UE) al 6% para determinados perfiles de consumidores. Portugal sigue los pasos de Bélgica, que hace cuatro años también rebajó el IVA que se aplica a la electricidad en este país al 6%. En la actualidad, el IVA más bajo lo aplica Reino Unido, donde está en el 5%.

¿Es complicado bajar el IVA?

Para poner en marcha una bajada del IVA sólo es necesario comunicarlo a la Comisión Europea, que sólo puede oponerse en el plazo de tres meses si verifica que la medida implica riesgo de distorsión de la competencia.

En su artículo 102, la Directiva 2006/112/CE del Consejo, de 28 de noviembre de 2006, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, establece que «los Estados miembros podrán aplicar un tipo impositivo reducido al suministro de gas natural, de electricidad y de calefacción urbana, siempre que no exista riesgo alguno de distorsión de la competencia«.

Si un Estado miembro pretende aplicar un tipo reducido de IVA, «lo pondrá previamente en conocimiento de la Comisión», según indica el citado artículo de la directiva. «La Comisión se pronunciará acerca de la existencia de riesgo de distorsión de la competencia. Si la Comisión no se pronuncia a los tres meses de la recepción de la información, se entenderá que no existe riesgo alguno».

2 Comentarios

  1. No es suficiente,
    La senda de la prosperidad para este pais pasa por ayudas
    pero sobretodo por medidas anticorruppcion y de creacion d empleo y de natalidad =vivienda
    o al final la deuda crecerá y habra otra crisis
    cn el PP$.e y esta vez cn UP en el gobierno

  2. estamos a años luz de los sueldos minimos de la UE pero no de los precios al consumidor esto es una estafa y lo sera por mucho tiempo yo aconsejo abandonar el pais y dejarselo a los explotadores que trabajen ellos anda a tomar por culo ya con tanto explotador

Deja un comentario