Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, residencia con las Cortes e Igualdad, ha optado por esperar a una derogación completa de la reforma laboral de 2012 cuando exista una mayoría en el Congreso, aunque Unidos Podemos insiste en que ya existen los apoyos.

Imagend de archivo de Carmen Calvo

Durante la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles, Calvo ha apuntado que «la seguridad jurídica consiste en tener mayorías para hacer lo que tiene reserva de ley orgánica«. «En todo lo que no tenga esa reserva, no paramos de avanzar y lo vamos a seguir haciendo, pero cuando nos den también las cifras«, ha añadido.

La vicepresidenta ha dicho que hasta no tener esos números el Gobierno está «evitando todos los destrozos de esa reforma laboral» a través de decretos leyes parciales, pues cree que esa norma, impulsada por el anterior Gobierno, «no ha traído otra cosa que empobrecimiento y precariedad para los trabajadores«. Calvo ha puesto en valor algunas de las medidas adoptadas en los seis meses de Gobierno «para restañar los destrozos en igualdad«.

La portavoz adjunta de Unidos Podemos Ione Belarra ha replicado a Carmen Calvo que «la hemeroteca le lleva la contraria» pues hace dos años el propio PSOE sacó adelante una iniciativa para reclamar la derogación total de esta reforma laboral. «Y eran exactamente los mismos números que hay hoy aquí«, ha apostillado.

Según Belarra, los números dan actualmente para impulsar la modificación del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores con el fin de igualar las condiciones de los trabajadores de las empresas subcontratadas a los de la empresa matriz, una modificación que precisamente la semana pasada el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió acelerar.

De igual manera, ha recordado al Gobierno que se ha comprometido «decenas de veces» a la derogación «completa» de la reforma laboral de 2012, «una auténtica barra libre de crear empleos basura«, ha dicho, criticando también que el PSOE «nunca ha querido reconocer que se equivocó con la reforma laboral de 2010«.

Belarra anima al Ejecutivo a «empezar a demostrar ya que hay cambios para que España lo sienta«, y ha afeado que en el último decreto sobre vivienda «se dejó fuera la medida más importante«, la de posibilidad de reconocer zonas específicas en las ciudades para que los ayuntamientos tengan capacidad de limitar el precio del alquiler, tal y como pactó Unidos Podemos con el Gobierno en su acuerdo de Presupuestos.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario