Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación consultadas por Europa Press han señalado que, con el anuncio de dimisión de Buteflika, se inicia una nueva etapa política en el país, un país que es «socio estratégico» para España, además de un «amigo».

Las fuentes han señalado también que Argelia cuenta con instituciones sólidas que ya permitieron al país afrontar difíciles desafíos en el pasado. Por eso, confían en que estas instituciones contribuirán a encontrar la vía adecuada para que el pueblo argelino haga realidad las «legítimas aspiraciones» que ha expresado «pacíficamente» en las últimas semanas.

El propio ministro, Josep Borrell, ya aludió el pasado mes de marzo –cuando Buteflika anunció que no se presentaría a la reelección– a la fortaleza de las instituciones del país y confió en su capacidad para llevar adelante el proceso político.

También reconoció que España tiene el «máximo interés en la estabilidad de Argelia» y no solo por su papel de suministrador de gas, sino porque ya hay «bastante inestabilidad en la costa africana». «No podríamos permitirnos tener otra Libia en la costa mediterránea», afirmaba en una rueda de prensa con su colega de Mauritania.

La «inestabilidad en el Norte de África» ha sido uno de los asuntos que Borrell ha tratado este martes en Washington con el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, según ha relatado éste en su cuenta de Twitter, aunque no ha puntualizado si se habían referido, en concreto, a la situación de Argelia.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario