En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calvo ha insistido en que «no procede de ninguna manera» que el Gobierno se pronuncie sobre la situación interna de otros partidos. Y por ello ha evitado valorar si la composición de las listas de los partidos independentistas puede bloquear el diálogo con Cataluña.

Sin embargo, sí que ha insistido en que sería «deseable» que, en la nueva Cámara que salga de las elecciones generales, todos los partidos estén «en la mejor situación de trabajo, legalidad y legitimidad, pero también de cooperación» para sacar adelante «objetivos políticos y cívicos».