El Colegio de Registradores al Gobierno ha entregado un informe encargado por el Gobierno sobre los bienes inmatriculados por la Iglesia española, destapando que el clero ha puesto a su nombre 30 000 propiedades.

Sin embargo, esa cifra no refleja toda la realidad: la Iglesia lleva inmatriculando bienes a su nombre desde 1946, pero solo se incluyen datos desde 1998. Si solo contáramos los bienes apropiados por la Iglesia católica desde 1978, la cifra se incrementaría por tres o por cuatro.

La Plataforma en Defensa del Patrimonio de Navarra ha conseguido que el Gobierno hable de 1.087 propiedades públicas anotadas entre 1998 y 2007, que casi se triplicarían si se tiene en cuenta el periodo en que estuvo en vigor la ‘Ley Aznar’. Hace meses, la plataforma Recuperando anunció que había logrado documentar otros 1.500 registros anteriores a la reforma en el territorio foral, aunque, explicaban, en muchos casos una sola inmatriculación incluye varios bienes. Sólo en la ciudad de León se registraron más de 2.000, y en la Iglesia vasca, 530. En Córdoba, hasta 401 inmuebles.

Distintas plataformas en favor de la devolución de los bienes expropiados por la Iglesia denuncian el «negocio inmobiliario», que tiene su máxima expresión en la inscripción a nombre de la Iglesia de todos aquellos terrenos, locales y edificios que considerara suyos, con la mera firma del obispo, que resulta tan válida como la de un notario. Algunos de esos bienes fueron vendidos.

El Gobierno socialista aún no ha hecho público el listado de bienes, las cifras de las que hablamos en el artículo son filtraciones destapadas por El País.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario