El Gobierno inició este viernes el trámite para recurrir al Tribunal Constitucional la reprobación del Rey por el Parlament, pero no tiene muy claro cómo hacerlo. El Ejecutivo no logra explicar aún cómo piensa recurrir una resolución que califica de “políticamente inaceptable”. pero que tiene muchas más dificultades para ser afrontada jurídicamente.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, no quiso aclarar qué harán si el Consejo de Estado le dice que no se puede hacer o si el Constitucional rechaza esta posibilidad. Celaá insistió en que los ciudadanos tienen derecho a criticar al Rey si quieren, pero un Parlamento autonómico no tiene competencias ni para reprobarlo ni mucho menos para decidir si España debe ser una monarquía o una república.

Recordemos en este punto que en las resoluciones del PSOE se cita la promoción de los «valores republicanos» aunque el partido apoya el consenso constitucional del 1978. Aún resuenan las críticas al partido socialista por estar en contra de celebrar un referéndum después de la abdicación de Juan Carlos I.​ Los expresidentes Felipe González​ y Rodríguez Zapatero se han posicionado en contra de una democracia directa o participativa similar a la de Suiza, y en contra de la revocatoria del mandato.

El Gobierno se esfuerza en ofrecer la imagen de firmeza y defensa del Rey precisamente en plena precampaña de las elecciones andaluzas, una comunidad en la que la crisis de Cataluña es un asunto especialmente sensible.

El Gobierno ha insistido en que quiere dar una respuesta “política”, pero está judicializando el asunto al acudir al Constitucional, y en esa delgada línea ha habido muchas dudas técnicas que finalmente se han resuelto con la decisión política de tirar hacia adelante.

Deja un comentario