Pese a las peores previsiones económicas para 2019, la asunción de un crecimiento menor de la economía española y un contexto de incertidumbre política, el Gobierno de Pedro Sánchez ha aprobado unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para este año claramente expansivos con un incremento del gasto social de 12.600 millones, un 6,4% más que el año anterior hasta sumar 209.510 millones, aunque se mantiene el objetivo de déficit del 1,3% aprobado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy y se prevé un descenso de la deuda pública al 95,8% del PIB. La receta para solventar la imposición del déficit por parte de PP y Ciudadanos, que el Gobierno socialista no ha podido salvar debido a su minoría parlamentaria, tiene sus ingredientes en el incremento de ingresos a través del aumento de impuestos, que supondrán una subida del 8,3% respecto al Presupuesto de 2018: 227.356 millones de euros.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, admitió este jueves una rebaja de una décima en la previsión de crecimiento económico para este año, hasta el 2,2%, una cifra que se alinea con el pronóstico de organismos como el FMI o la OCDE, que vaticinaron una reducción del PIB español para 2019 el pasado noviembre. Este detraimiento de la economía no evita que el Gobierno muestre su optimismo en los ingresos vía impuestos, especialmente gracias al IVA, que pese a la previsible caída del consumo, se va a incrementar en un 9,4% (78.307 millones) y a Sociedades, con  la aprobación de la tributación mínima del 15% del Impuesto, que según el Gobierno va a suponer 1.776 millones más, para que la recaudación se incremente hasta los 27.579 millones, una subida del 13,7% respecto a los PGE de 2018.

A estas figuras impositivas hay que sumar otras nuevas como el Impuesto sobre Transacciones Financieras y el Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales que van a suponer 2.050 millones más de ingresos, la fiscalidad verde (670 millones más) así como la subida del IRPF a los contribuyentes que ganen más de 130.000 euros al año y a las rentas del ahorro superiores a 140.000 euros (328 millones). Otras medidas más etéreas son la prevención y lucha contra el fraude, reforzar la lista de morosos y limitar los pagos en efectivo, que el ministerio de Hacienda ha traducido en un impacto positivo de 828 millones.

Con la suma de estos ingresos (5.654 millones), el Gobierno de Sánchez busca solventar “la renuncia a los 6.200 millones de euros para inversiones y Estado de Bienestar” debido a la negativa de PP y Ciudadanos a aprobar una senda de déficit del 1,8%, que según la ministra Calviño había sido acordado con las autoridades comunitarias.

Se aumenta la partida a la dependencia en un 58,3%, hasta los 2.232 millones, según el Ejecutivo, y se aumenta en 321 millones las partidas para luchar contra la pobreza. Se  incrementan las becas en 1.610 millones, además de mantener las medidas acordadas por el Gobierno anterior: una subida de las pensiones de un 1,6% y aumentar el sueldo de los funcionarios cerca de un 2,5%.

De esta manera las grandes cifras de gasto social, el 57% de las cuentas públicas según el Gobierno, se reparten con los 153.864 millones dedicados a pensiones, 18.402 millones destinadas a las prestaciones del paro y 5.895 millones al fomento del empleo, los los 2.232 millones dedicados a dependencia, otros 1.413 millones para Servicios Sociales y Promoción social,  2.272 millones para Educación, y una partida para Sanidad que el Ejecutivo ha dividido en 2.037 millones para Sanidad sin incluir Asistencia sanitaria del Mutualismo Administrativos y 2.255  millones para la  Asistencia sanitaria del Mutualismo Administrativo.

Pero, como denuncia Pablo Echenique en redes sociales, el PSOE está incumpliendo el pacto presupuestario que el presidente Pedro Sánchez firmó en octubre con Pablo Iglesias para conseguir su apoyo a las cuentas públicas.

Echenique ha reafirmado de este modo que los Presupuestos no cuentan en estos momentos con el apoyo de su formación, por los señalados incumplimientos.

Para que esos presupuestos salgan adelante, hacen falta los votos de Unidos Podemos. Para que Unidos Podemos votemos a favor, hace falta obviamente que el Gobierno cumpla el acuerdo suscrito entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias“, ha reafirmado Echenique en un mensaje que ha difundido en las redes sociales.

 

 

Deja un comentario