Nuevo parón en el pacto de Toledo, parón que el dialogo social puede cubrir, alcanzando acuerdos y consensos que han de establecerse desde la derogación inmediata de la reforma de pensiones de 2013.

Hay que derogar completamente la reforma de pensiones de 2013 que establece el factor de sostenibilidad, un descuento más para los nuevos pensionistas y el Índice de Revalorización de Pensiones, una fórmula para incrementar las pensiones que nos condena al 0,25% a partir de 2020 de nuevo y que no tiene parangón en Europa.

Las pensiones de viudedad, que ya conocemos que según lo aprobado en 2011 deberían estar en 2018 en un 59% de la base reguladora, se actualizarán tan solo hasta el 56%. En 2019 según este acuerdo estará al 60% cosa que no es nueva, pues ya se preveía desde 2011. ¿Van a recuperar lo perdido estos años las viudas y viudos por haber congelado al 52% el PP dichas pensiones los últimos cinco años?

No se pueden ignorar las demandas sociales y que, además de la revalorización de las pensiones conforme a la evolución de los precios (IPC) para garantizar el poder adquisitivo de todos los pensionistas, es necesario adoptar medidas, desde ya, para erradicar el actual déficit de la Seguridad Social (SS). Para lograr esto hay que acabar con las bonificaciones a la contratación de las empresas, a cargo de la SS, financiar los gastos del Sistema desde los Presupuestos Generales del Estado (como el resto de los ministerios y organismos públicos) y destopar las bases de cotización.
Es necesario, además, abrir el debate sobre las fuentes de financiación del Sistema, por ejemplo, logrando que las pensiones se financien no solo con cotizaciones sino con impuestos y que éstos sean de carácter finalista, lo que permitiría además alimentar el Fondo de Reserva.
Según ha indicado Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Protección Social de Comisiones Obreras (CCOO), “a diferencia de otras materias objeto de diálogo social, el Gobierno no puede olvidar que ha sido la presión y la movilización social la que ha conseguido que el anterior ejecutivo accediera a renunciar a su reforma y que la calle está esperando, de forma inmediata, las medidas del actual en materia de pensiones”. Una vez derogada esta reforma, quedan sentadas las bases para establecer consensos en el dialogo social.

Deja un comentario