La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha afirmado este viernes que el Ejecutivo trabaja para ayudar a que la salida del Reino Unido de la Unión Europea se haga «con el menor daño posible» y para que no se perjudique a los ciudadanos.

Celaá ha respondido así en la rueda de prensa del Consejo de Ministros después de que la primera ministra británica, Theresa May, solicitara oficialmente a la UE otra prórroga del «brexit» hasta el 30 de junio, un requerimiento que obligaría al Reino Unido a participar en las elecciones europeas.

Tras afirmar que aún no se ha evaluado esta petición y que Europa no ha dado respuesta alguna, la portavoz ha apuntado que el deseo y la voluntad de España es que la salida del Reino Unido se haga «con el menor daño posible» y ayudando para que no sea un «‘brexit duro».

El objetivo es, ha continuado, que no se perjudique ni a los británicos residentes en España ni a los españoles que viven en el Reino Unido.

«Queremos ayudar en lo posible para que la salida sea lo más civilizada posible», ha añadido.