Este miércoles el Consejo de Ministros ha decidido anular el artículo del real decreto del estado de alarma que prohibía la publicidad de apuestas deportivas con la excepción del horario nocturno, entre la una y las cinco de la mañana.

Según el citado artículo, durante el tiempo de vigencia de la declaración del estado de alarma las entidades de juego y apuestas no podían realizar «actividades de promoción dirigidas a la captación de nuevos clientes o de fidelización de clientes existentes que recojan cuantías económicas, bonos, bonificaciones, descuentos, regalos de apuestas o partidas, multiplicadores de cuotas o premios o cualquier otro mecanismo similar».

Tampoco se permitía la emisión de comunicaciones comerciales en los servicios de comunicación audiovisual, ni intercambio de vídeos a través de plataformas excepto en la franja horaria comprendida entre la 1 y las 5 de la mañana.

El Gobierno consideraba que debido a la situación de confinamiento podían generarse riesgos para la salud y agravar los problemas relacionados con el juego en las personas que ya los padecían y explicaba que se trata de evitar que las casas de apuestas hagan negocio con la preocupación y ansiedad de la gente.

El Ministerio de Consumo argumentaba que la decisión se tomaba con el fin de proteger a la ciudadanía más vulnerable a la sobreexposición de un tipo de publicidad muy agresiva.

Este miércoles a horas del reinicio de LaLiga se publicaba en el BOE la derogación del artículo 37 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptaron medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente la COVID-19.

Según indica el texto la derogación se hace «por coherencia con la mayor flexibilización en materia de juego establecida durante las fases II y III del Plan para la Transición hacia una nueva normalidad».

Por lo tanto clubes como el Sevilla, el Valencia, el Granada, el Mallorca, el Leganés, el Alavés, el Levante o el Osasuna no tendrán que modificar sus equipaciones por la normativa dictada durante el estado de alarma.