El Gobierno y una alianza opositora de Nicaragua retomaron este lunes las conversaciones con la que esperan superar la crisis que estalló hace un año y que ha dejado cientos de muertos y de detenidos, y miles en el exilio.

Las partes acudieron a un llamado hecho por el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y el exministro de Defensa de Uruguay Luis Ángel Rosadilla, quienes participan como testigos y acompañantes del proceso en representación del Vaticano y de la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), respectivamente.

En una declaración, la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia explicó que aceptó la invitación de los testigos y acompañantes porque presentarán a las partes una serie de puntos de compromisos relacionados con los acuerdos aprobados en la mesa de negociación.

Esos puntos estarán relacionados a la liberación de los denominados presos políticos por la oposición y al respeto a los derechos y garantías ciudadanas, indicó.

«Los testigos han solicitado a ambas delegaciones la oportunidad de presentar dicha propuesta a fin de superar el actual impasse», destacó la coalición opositora.

Agregó que, en este contexto, se acordó una reunión para discutir la propuesta este lunes.

«Ha sido la posición de la Alianza Cívica que la liberación de los presos políticos, y el retorno de los derechos y garantías a la ciudadanía son aspectos de la más alta importancia, es por eso que ha aceptado acudir a la reunión que permita proceder a la implementación de dichos acuerdos», subrayó ese grupo opositor.

Por su lado, el canciller nicaragüense, Denis Moncada, dijo a los periodistas que la delegación gubernamental «confirma una vez más el compromiso del Gobierno y el Estado nicaragüense de cumplir con lo acordado y avanzar, según la agenda consensuada, hacia nuevos acuerdos».

«Ratificamos la inalterable voluntad y decisión del Gobierno de Nicaragua, y de las familias nicaragüenses, de continuar procurando reconciliación, convivencia fraternal, tranquila y armoniosa entre nosotros», señaló.

La Alianza Cívica, que es la contraparte del Gobierno de Daniel Ortega en la negociación, había supeditado volverse a reunir con el Ejecutivo hasta que este demostrara con hechos la voluntad que dice tener de cumplir con lo pactado en las conversaciones que se desarrollaron entre el 27 de febrero y el 3 de abril pasados.

Desde el inicio de las negociaciones el 27 de febrero pasado, diversos sectores de la oposición han sostenido que el presidente Ortega utiliza las discusiones para ganar tiempo en el poder y neutralizar eventuales sanciones de la comunidad internacional.

El Ejecutivo y la Alianza Cívica culminaron el pasado 3 de abril la negociación para superar la crisis sin acuerdos en temas de justicia y democratización, aunque dejaron la puerta abierta para seguir las conversaciones.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril de 2018, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos elevan a 568 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

Fuente

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario