La consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha expresado este martes su «indignación» por el «fraude a la democracia» que representa, a su entender, la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de excluir a Carles Puigdemont, Antoni Comín y Clara Ponsatí de la lista de JxCat a la Eurocámara.

Tras la reunión de este martes del Govern, Budó ha manifestado el «malestar» de todo el Ejecutivo catalán por la decisión tomada por la JEC, aunque no emprenderá ninguna acción legal porque de eso ya se está encargando JxCat.

«Estamos ante un nuevo ataque a la democracia, que incluso incomoda a los mismos miembros de la JEC», ha subrayado Budó, en referencia a los cuatro votos particulares, incluido el del propio presidente de este organismo, a la resolución emitida ayer.

Para el Govern, la exclusión de los números uno, dos y tres de la candidatura de JxCat a las elecciones europeas «es un fraude a la democracia perpetrado por un organismo dependiente del Estado español».

Budó ha pedido al Tribunal Constitucional (TC) y a la JEC que «vuelvan a la razón del Derecho y salgan de la razón de Estado», porque «estamos en una democracia».

La consellera ha suscrito un tuit del exletrado del TC Joaquín Urías, en el que se describía como «cacicada antidemocrática sin fundamento jurídico» la decisión de la JEC.

Según Budó, si la JEC hubiese «actuado de oficio», sin esperar a los recursos de PP y Cs, habría habido «más margen para recurrir» esta exclusión.

Pero en esta ocasión la JEC no actuó de oficio, ha destacado, como «tampoco» lo hizo en los casos de Lluís Puig y Jaume Matamala, que sí pudieron presentarse como candidatos de JxCat al Senado.

Fuente

Deja un comentario