Un archivo incautado en el despacho del exsecretario de Hacienda Josep Lluís Salvador establecía 176 medidas «para la creación de un nuevo Estado catalán», según ha explicado este lunes en el Supremo un capitán de la Guardia Civil, que lo ha descrito como un documento «vivo» en el que trabajaban diferentes departamentos de la Generalitat.

Cada una de esas medidas, ha relatado el testigo -entonces teniente al cargo de los registros del 20S en la Consellería de Economíia- tras analizar lo incautado en el despacho a Salvador, incluía un anexo que debía desarrollar cada departamento del Govern catalán. Los investigadores, ha añadido, comprobaron que «distintos departamentos» trabajaban en efecto en ellas.

El documento, que tenía el membrete de Presidencia de la Generalitat, pretendía garantizar el funcionamiento del nuevo Estado en su etapa inicial y se dividía en cuatro bloques: ordenamiento jurídico, reconocimiento internacional e ingreso en organismos internacionales, refuerzo de la estructura de la Generalitat y medidas sectoriales para aplicar el estado de bienestar.

Entre otras se incluía la «declaración solemne del proceso constituyente», que para el agente podría haber sido la consulta del 9N de 2015, la declaración de independencia y la creación de un Ministerio de Asuntos Exteriores y de una ley de hacienda exterior.

También medidas para la gestión de visados y pasaportes, un inventario de bienes del Estado en Cataluña y la integración automática de los funcionarios de la Administración del Estado en el nuevo estado independiente

Preguntado acerca de si la gestión de la defensa era una de las medidas, el capitán ha explicado que en el Govern estaban «muy preocupados» por controlar «de forma efectiva el territorio» a partir del 2 de octubre. «Ellos vinculan defensa con Mossos».

Sin embargo, se planteaban «dudas» de si los Mossos aceptarían esta función y también la del control de instalaciones sensibles como puertos y aeropuertos.