Enric Cantín, un usuario de Twitter que nunca había dicho que que su profesión era ser policía, lo ha confesado para llamar la atención sobre las actuaciones policiales de sus compañeros, de las que se siente avergonzado.

Cantín inicia un hilo en la red social con un vídeo en en que se ve a agentes con un actitud poco profesional y chulesca caminando por las calles de Barcelona. «No hay tumulto. Los agentes no están equipados, no hay una línea preparada. Algunos ni siquiera llevan gorra. Parece un grupo improvisado, no agentes de la autoridad. Empujan a una niña. Golpean repetidamente a un chico que les pide calma constantemente con el gesto», señala el policía.

Destaca el usuario de Twitter que los policías «se van caminando. No hay provocación. Los agentes los golpean repetidamente y los siguen a un paso tranquilo. No es una carga reactiva». «¿Qué tipo de deontología profesional justifica esta actuación? ¿Cuál es el protocolo?», se pregunta.

«¿Qué lleva a agentes preparados a una actuación tan vergonzante? Tan envenenada. Tan deshonrosa. Tan indecente. ¿No tienen hijas? ¿No tienen hermanos? ¿No hay un responsable que por autoridad o sentido común indique lo impropio de esa actuación incluso, o sobre todo, en caliente?», subraya Cantín.

«Soy compañero vuestro y sé de qué hablo. Sé lo que se ve, se escucha y se recibe en una línea. Sé cómo os sentís ahí porque yo he sentido lo mismo. Pero esto no tiene nada que ver con la función policial. Es una deshonra y una vergüenza que os dejéis interferir por directivas políticas que sólo sirven a sus intereses. Nosotros somos los garantes del orden y de la libertad. Por eso el estado nos otorga el monopolio de la violencia: para utilizarla como último recurso en la protección de esa libertad. Protegemos el orden público. No lo alteramos», señala.

El policía se confiesa: «Hace 10 años que estoy en Twitter. Nunca he explicado en abierto que soy policía. Pero las actuaciones de mis compañeros de CNP y GC desde el 1 de octubre, me hacen sentir una terrible pena y vergüenza. En lo profesional y personal.
Es necesario que como colectivo recapacitemos. Somos personas al servicio de personas. Debemos denunciar lo que es profesionalmente impúdico, inmoral, deshonesto, indecente. Es nuestra obligación como individuos. Es nuestro deber como profesionales».

Un hilo que da que pensar y que hay que agradecer a Enric Cantín, tanto por su sinceridad como por su valentía. Necesitamos más policías así, agentes que se cuestionen sus actuaciones y que no se comporten como meros robots. Nuestra sociedad mejoraría con funcionarios al servicio del pueblo, y no de la clase política.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario