El hilo, ampliamente difundido, señala que la posibilidad de «ganarle tiempo» al coronavirus es responsabilidad de todos y todas.

El coronavirus, aunque ya se ha controlado en China, lugar de origen, continúa expandiéndose por el resto del mundo. Las autoridades sanitarias recuerdan que el virus no se transmite por el aire y llaman a mantener la calma: la última campaña de gripe común en nuestro país causó 525.300 casos y 6.300 muertes.

El CoVIT-19 es potencialmente mortal tan solo para determinados grupos de riesgo, que se definen en función de la edad y de que padezcan enfermedades previas. Sin embargo, el que los más jóvenes no tengan un alto riesgo de sufrir enfermedades graves a partir de contraer el virus, no es óbice para que eviten contagiarse.

Sobre ello el Doctor en física teórica Alberto Sicilia, más conocido por su nick Principia Marsupia en Twitter, ha creado un hilo que se ha vuelto viral. Pasamos a transcribirlo:

“Soy joven, así que yo no tengo preocuparme por lo del coronavirus”. Sí, es cierto que tienes una probabilidad muy baja de desarrollar una enfermedad grave por el coronavirus. Pero en una epidemia, la salud de otras personas depende de tu comportamiento individual.

Con más de 100.000 casos en más de 100 países, hemos entrado en una nueva fase en la lucha frente al virus. Contener el nuevo coronavirus y eliminarlo como se hizo con el coronavirus SARS-CoV-1 en el año 2003 parece ya imposible.

Lo mejor a lo que podemos aspirar ahora es a frenar la velocidad de transmisión y evitar así el colapso del sistema sanitario. Es lo que los epidemiólogos llaman «aplastar la curva».

Mirad este gráfico. En rojo, el número de casos en el tiempo si no tomamos medidas. En azul, lo que ocurriría tomando las medidas correctas. Y la línea punteada representa la capacidad del Sistema Sanitario. Resulta fundamental que no la sobrepasemos.

Imagen

No es lo mismo tener 100 casos en 1 día que 10 casos en 10 días. (Aunque el número total de casos sea el mismo). Imaginad la diferencia que eso representa para un hospital.

Los científicos llevan apenas 3 meses estudiando el nuevo coronavirus y hay, por tanto, muchísimas cosas que aún no conocemos. Pero de Wuhan aprendimos algo importantísimo: la letalidad se dispara cuando colapsa el Sistema Sanitario.

Esta enfermedad es mucho menos mortal si en los casos más graves los pacientes tienen acceso a oxígeno, cuidado adecuado y soporte vital.

Las plazas disponibles en las Unidades de Cuidados Intensivos en cualquier país son muy limitadas. Aquí tenéis el número de camas UCI por 100.000 habitantes en diferentes países europeos:

Imagen

La clave ahora mismo sería esta: «Necesitamos ganarle tiempo a la epidemia. Y para ganarle tiempo tenemos que frenar las transmisiones todo lo que podamos».

Puede ser que un gran porcentaje de la población acabe infectada por el coronavirus. (Como pasa con otros virus como la gripe). Pero NO es lo mismo que cientos de miles de personas se contagien en un periodo de 2 años que en 2 semanas.

Y el coronavirus es especialmente bueno transmitiéndose rápido. Tened en cuenta que es un virus nuevo, nadie tiene inmunidad. Con la gripe, gran parte de la población tiene cierta inmunidad y actúa como «cortafuegos» para los demás.

Y ahora la pregunta clave: ¿es posible frenar la transmisión? La respuesta es Sí. Hay países que nos lo han demostrado. Mirad este gráfico de Corea del Sur. Las barras verdes son los nuevos casos detectados cada día:

Imagen

Una de las principales herramientas para frenar cualquier epidemia es aumentar la «distancia social». Mirad esta simulación al respecto con un modelo muy sencillo. Abajo a la derecha tenéis cómo se «aplasta la curva».

Imagen

También tenemos ejemplos históricos. Mirad este gráfico de la llamada «gripe española» en 1918. Dos ciudades en EEUU. Una tardó en imponer medidas de «distancia social», otra las impuso inmediatamente. La diferencia fue tremenda:

Imagen

En aquella pandemia hubo una gran correlación entre el número de muertes y el tiempo que se tardó en tomar las medidas de «distanciamiento social»:

Imagen

En resumen: el objetivo ahora es «ganarle tiempo» a la epidemia, reducir la velocidad de transmisión. Sabemos que eso funciona. Sabemos cómo hacerlo. Pero todo depende de la responsabilidad de cada uno de nosotros.»