A petición de las autoridades del país, el personal de START ha instalado el hospital en el centro de salud de Dondo, a 30 km de Beira, la segunda ciudad del país, con colaboración de la población local y personal del Ministerio de Salud y de la institución que gestiona las crisis humanitarias en Mozambique.

Además de la atención médica, Médicos del Mundo aportará dos puntos de atención especializados en atención psicosocial y violencia de género.

Tanto en la ciudad de Beira como en Dondo y otros puntos de la provincia de Sofala se han declarado casos de cólera, según la información del Ministerio de Salud mozambiqueño. No obstante, el brote está siendo controlado con tratamientos de rehidratación, y por el momento se ha registrado un único fallecimiento, según la misma fuente.

La zona de acampada del START está ubicada junto al edificio de maternidad del hospital de Dondo, donde desde el sábado por la tarde que llegó el START y hasta ayer, habían nacido 15 bebés. El equipo de pediatras, matronas y ginecología del START ofreció sus conocimientos desde que llegó. En esa maternidad se están atendiendo partos y casos de violencia sexual hacia mujeres y niñas de entre 12 y 24 años.

El ciclón Idai ha causado la muerte a 600 personas en el país y ha dejado más de 140.000 desplazados, además de la destrucción de infraestructuras y edificios.

Mozambique, ha explicado la AECID, se encuentra en el lugar 181 del Índice de Desarrollo Humano que elabora Naciones Unidas, y sus principales problemas sanitarios –VIH, malaria, problemas respiratorios, diarreas, etc– se agravan por la vulnerabilidad de la población, que tras el ciclón ha quedado desprovista de los servicios más elementales. En Beira y Dondo todavía no se ha reestablecido la electricidad ni hay agua apta para su consumo, y las temperaturas son elevadas.