Aspanoma, Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Málaga, ha solicitado con urgencia un oncólogo que se incorpore de inmediato a la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga y se una a los tres que trabajan (uno de ellos, temporal) ahora mismo en el centro.

El motivo de esta petición es que el Hospital Materno cuenta con tres cámaras de trasplante preparadas para realizar tanto trasplantes de médula como otros procedimientos que tratan patologías sanguíneas, pero debido a la falta de enfermeras y auxiliares de enfermería que puedan participar en las intervenciones, solo una de ellas funciona con normalidad. La segunda se utiliza solo en ocasiones de extrema necesidad, y la tercera permanece cerrada.

Debido a esta situación, y según denuncia El Plural, una niña que necesita un transplante de médula ósea no será operada porque la lista de espera para optar al procedimiento es desmesurada. Una consecuencia directa de la falta de personal.

PP, Cs y Vox, culpables

Desde la llegada del nuevo Ejecutivo a la Junta de Andalucía, presidido por Juanma Moreno Bonilla, gracias al apoyo de Ciudadanos y el partido de extrema derecha Vox, la falta de personal en este hospital es cada vez más notoria.

De cuatro facultativos, el personal se redujo a dos. Tras un mes de presiones por parte de Aspanoma, en el mes de octubre la Delegación de Salud renovó a un tercer oncólogo con un contrato temporal de un mes que finaliza el 12 de noviembre, tan solo dos días después de las elecciones generales.

«Hemos venido porque no entendemos que le quiten a nuestros hijos e hijas los recursos que necesitan para luchar por vivir. Hemos venido porque no vamos a permitir que en su tan valiente lucha por la vida, le quiten ni uno solo de los medios que necesitan. Hemos venido porque esas familias que ahora están luchando nos necesitan más que nunca», publicaba Aspanoma en su cuenta de Facebook.