Las autoridades meteorológicas de los países sudamericanos anunciaron este lunes que el humo de los incendios forestales que afectan a Australia ha llegado hasta Chile y Argentina.

Una nube tenue recorrió más de 12.000 kilómetros hasta las alturas de Sudamérica, a través de una vaguada que habría servido de conducto. La nube se ha elevado a 6.000 metros sobre el nivel del mar y no hay en la zona ningún fenómeno meteorológico que haga que el humo baje a la superficie, por ello, no ha generado efectos nocivos para la salud de sus habitantes.

El humo está siendo transportado por los sistemas frontales que se desplazan de oeste hacia el este y la única consecuencia de este fenómeno será un atardecer y un sol un poco más rojizo.

Desde septiembre los incendios forestales en Australia han quemado más de 6 millones de hectáreas y sus llamas se han cobrado la vida de 25 personas y cerca de 500 millones de animales.

Entre las víctimas destacan especies emblemáticas de Australia como los koalas, los antequinos o las cucaburras, cuyas poblaciones están quedando muy mermadas.

Las lluvias han aliviado temporalmente la situación y ha permitido que se reabran carreteras, rescate a la gente que permanecía atrapada en algunas zonas y se evalúen daños tras unos días catastróficos.

Los bomberos australianos apoyados por efectivos de Estados Unidos y Canadá aprovecharon las precipitaciones y un descenso de temperaturas para avanzar en el control de focos. En tanto, el gobierno desplegó reservistas del Ejército en las zonas devastadas y anunció fondos por 1.400 millones de dólares en dos años en ayudas a los damnificados.

La Policía del país ha anunciado la imputación de 24 personas por supuestamente haber provocado los incendios forestales de forma deliberada.