Borrador automático

“A través de un cambio transformador, la naturaleza aún puede conservarse, restaurarse y usarse de manera sostenible, esto también es clave para cumplir con la mayoría de los otros Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por cambio transformador, nos referimos a una reorganización fundamental de todo el sistema a través de factores tecnológicos, económicos y sociales, incluidos paradigmas, objetivos y valores.” Dijo el Presidente de IPBES, Sir Robert Watson, tras la reciente publicación del demoledor informe de evaluación global, más completo, publicado por este organismo hasta la fecha. Las cifras que arroja son escalofriantes. Estamos literalmente asomándonos al precipicio de la sexta extinción masiva, con tasas sin precedentes en la historia de la humanidad. Ante la impotencia y profunda preocupación que la lectura de este informe me ha suscitado, no he podido evitar pensar en los miles de jóvenes que cada viernes están saliendo a las calles de ciudades en todo el mundo, para exigir un cambio radical en el statu quo. A ellos y a todos nosotros, os dedico estas reflexiones.

Odile Rodríguez de la Fuente
Bióloga. Directora de la fundación Félix Rodríguez de la Fuente

Desde hace ya unas semanas y de forma casi imperceptible, los días se han ido alargando, anunciando la llegada de un nuevo ciclo de expansión, renovación y crecimiento: la primavera. Es asombroso como algo que debería ser monótono, por acompañarnos todos los años de nuestra vida, no ceje en su insólito misterio y sorprendente fuerza. Hasta el término que la define, ha sufrido tal abuso por el marketing consumista, que su sola mención, hace que algunos nos estremezcamos con dentera. Y, sin embargo, ella se despliega de forma inconmensurable, indescriptible, sorprendente y mágica. La tierra se hincha de potencialidad y derrama sonidos, colores, olores y sabores por todos sus poros. Y el hombre, aún atrapado en las ciudades, lejos de la exuberante y apabullante diversidad de la naturaleza, también sucumbe a su influjo transformador.

Esta es una época en que todo parece posible. La luz, el calor serpenteante, las brisas cargadas de aromas y a tierra mojada de distantes tormentas, nos llenan de fuerza, determinación y claridad. Es lo más parecido al estado de enamoramiento, donde los problemas se relativizan, donde sensaciones y reflexiones vitales y de profundo calado, pivotan nuestra existencia, dándole un nuevo impulso.

Si bien es cierto que en nuestras vidas vamos sucumbiendo al hábito, a los planteamientos genéricos y acuñados como únicos, a las sensaciones y emociones que nos definen, está en nuestras manos y depende únicamente de nosotros el cambio hacia otra realidad. La juventud es la época vital indicada para soñar y creer que nuestras vidas pueden y deben ser un reflejo de nuestros sueños y deseos. Desgraciadamente no muchos logran afianzar este impulso y hacer de él una constante que recorra su vida, convirtiéndola en un escenario de crecimiento y expansión. Casi todos sucumbimos al desánimo, a las decepciones, al sufrimiento, a la lucha, a la frustración, al cinismo … y el brillo de nuestros ojos se va atenuando. Nuestra esencia se erosiona y se sumerge en el olvido y escepticismo. Y entonces nosotros, también, acabamos haciéndonos parte de aquel patrón crítico e inamovible contra el que un día tratamos de luchar.

Pero la vida es por definición cambio y movimiento. El ser humano tiene la sagrada obligación de vivir y cuestionarse la realidad. De indagar, de disfrutar, de ser fiel a sí mismo y de dejarse guiar por el compás interno que todos albergamos. Nunca es tarde para caminar hacia lo desconocido, para adentrarse en uno mismo y en el paisaje infinito que espera a ser explorado. La primavera es una oportunidad que la vida nos brinda para sintonizar con la energía vital que todo lo trasforma.

Esa pulsión que resuena en todos nosotros, es consustancial al fenómeno vital. Como insinúa la propia ciencia, en esta fascinante época de cambios trascendentales de perspectiva, la realidad no es ajena e independiente a nosotros. Lo que vivimos y sentimos es una proyección de lo que creemos y pensamos. Está en nuestra mano cambiar nuestra forma de pensar, nuestras creencias más inamovibles y la realidad cambiará acordemente. Lo que ocurre en nuestro derredor es un reflejo de lo que ocurre dentro de nosotros. Cuando nos atrevamos a querernos lo suficiente y a confiar en vivir plenamente y sentir como merecemos, todo lo que nos rodea florecerá como la primavera. El miedo ante lo desconocido nos atrapa y separa de nuestra más pura potencialidad. Sin embargo, el viaje hacia la libertad, la curiosidad y el crecimiento, aún conllevando valor y difíciles retos, no es comparable a la lenta e implacable muerte en vida que supone el miedo. Toda la naturaleza y el universo nos acompañan. La sabiduría de la naturaleza y sus procesos, decantados tras millones de años de materialización, nos acogen y guían como nunca hubiéramos atrevido a imaginar. Es hora de renacer, aupados por la fuerza de la juventud y por un amor a la vida y al bien común, que nos habla desde algún lugar en nuestro interior. ¡Bienvenido a la vida!


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

mm
Licenciada en Biológicas y producción de cine creó y dirige la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. Ha capitaneado grandes proyectos de sensibilización ambiental entre los que destacan exposiciones, la revista trimestral Agenda Viva, plataformas online, documentales para tve, libros, aplicaciones, congresos y una Marca de Garantía para productos de alimentación. Actualmente colabora llevando la sección de medio ambiente en un programa de radio con Juan Luís Cano, imparte charlas y escribe artículos de opinión. Pertenece a varios comités de asesoramiento, grupos de trabajo medio ambientales y a la Junta rectora de Rewilding Europe.

1 Comentario

  1. ns lo quitaron todo cn vuiolencia y ns lo revenden cada vez mas caro desp explotarnos cada vez mas
    viven d Nª desgarcia y enerfermadad ceradas delioberadamente

Deja un comentario