Victoria Portas
Relaciones Laborales y experta en Seguridad Social


Tras el nuevo intento por parte de la OCDE de arrebatarnos derechos mediante el mecanismos de repetir y repetir hasta que la ciudadanía interiorice la necesidad de un cambio del sistema actual de pensiones, pero siempre dirigido hacia la privatización del mismo, deseamos denunciar que:

El Sr. Pablo Antolín, jefe de la Unidad de Pensiones de Capitalización, hablaba de la necesidad inminente de diversificar el sistema público de pensiones en España, complementándolo con la capitalización privada, pero preservando los mecanismos necesarios para evitar la pobreza de las personas mayores.

Decirle al Sr. Pablo Antolín, que éste movimiento defiende un sistema de reparto y nunca de capitalización, pues con ello se garantiza la Solidaridad, el apoyo mutuo intergeneracional. Un sistema de Reparto no es solo que los trabajadores actuales aportan las cuotas que financian las pensiones actuales, apoyo mutuo interprofesional y apoyo mutuo interpersonal, sino que además esto ayuda a la existencia de las pensiones no contributivas y servicios sociales, indispensables “en los periodos de crisis“, ya que salen de los impuestos que la actividad productiva de riqueza aporta al erario público, “es un esfuerzo conjunto de la sociedad”. Tres grupos de apoyos humanos que el sistema privado de pensiones no contempla.

Mientras, un sistema de capitalización, es aquel en que las pensiones de las personas no activas se financian mediante el capital acumulado de sus propias aportaciones a lo largo de toda la vida activa (capacidad de generar ahorro privado), más los intereses o rendimientos de dicho capital.

Un claro ejemplo de éste Sistema es Chile, cuando se instauro el AFP se les prometió una tasa de reemplazo del 75%  (porcentaje que cubre la pensión respecto de los ingresos del pensionado cuando era trabajador activo) y que en el 2020 sería del 100%. Hoy por hoy dicho sistema ni da pensiones razonables ni suficientes y la situación lejos de mejorar sigue empeorando, pensionarse con éste sistema es caer en la vulnerabilidad social y la pobreza.

Además, el Sr. Pablo Antolín y la Inverco, han insistido en su recomendación sobre «Establecer mecanismos automáticos en las decisiones relacionadas con las pensiones lleva a mejores resultados, así como la información, educación e incentivos fiscales».

Si nos creyéramos lo que los gobiernos nos insisten día tras día, que es la insostenibilidad del sistema, tendríamos claro que lo que se nos dice es que el sistema no le entra el dinero suficiente para ser sostenible y con ello se entendería que son los gobiernos los que tendrían que buscar la solución para poder recaudar más para que dicho sistema tenga los recursos suficientes, y resulta que lo que se nos da como solución es que se siga quitando dinero del sistema , que lo invirtamos en un sistema de inversión privado, llámense bancos o aseguradoras y que por ello se nos ofrezcan incentivos fiscales.

Lo que siempre nos ocultan es que, por un lado ,  las instituciones financieras no son responsables del pago de las pensiones, sino que se dedican únicamente a gestionar nuestro dinero, somos nosotros los únicos que corren el riesgo, de que dicho fondo no tenga rendimiento, se devalúe o lo pierda porque no pueda contribuir por falta de medios para mantener las aportaciones que periódicamente se requieren y también existe el riesgo de una mala gestión o corrupción, como el caso de Enron  y otras gestoras donde las pensiones se esfuman.

Se nos dice que en este tipo de sistema (capitalización) la pensión es la suma de lo aportado durante toda la vida y los intereses o rendimientos de dicho capital, decir que entre los 532 fondos de pensiones con diez años de historia, solo 2 superaron la rentabilidad de los bonos del Estado a diez años; solo 3 superaron el 4% de rentabilidad; y 191 tuvieron una rentabilidad promedio ¡negativa!

Si todas esta información la trasladamos al tipo de sociedad que tenemos en este momento en nuestro país donde los jóvenes emigran,  las tasas de desempleados en personas jóvenes está en el 36.3% , donde la tasa de desempleo total  está en el 8.8 %  y donde  (INE y Foesa), desvelan  que hasta en 2,2 millones de hogares, el sustentador principal es una persona con una prestación de jubilación, ¿con qué dinero se pueden suscribir dichos planes de Pensiones?.

Y si hubiese ese superávit en las familias y ya que el propio sistema de seguridad social no tiene ingresos suficientes para hacer frente a las pensiones actuales y futuras, ¿no sería mejor que en vez de fondos de pensiones privados aportásemos al propio sistema de seguridad social? ¿ cuál es el interés en que quitemos dinero del propio sistema y darlo por insostenible y si dárselo a los grandes capitales?

Como dijo un día el profesor de economía de la London School of Economics, Nicholas Barr, “elegir un plan privado de pensiones es caro” y arriesgado. Es costoso y temerario porque en los países como España, “en los que gran parte del trabajo es temporal y a tiempo parcial, hay mucha gente que se queda fuera de un sistema privado, tanto porque es muy caro para el usuario como es antieconómico para las empresas” recomendaría que únicamente “quién sea rico lo suficiente puede hacerse una pensión a medida, pero no deben ser el modelo para todo el mundo”.

Construyamos un Estado de Bienestar Social donde la Solidaridad de Clase sea el pilar fundamental

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario