La extrema derecha se encuentra en serios problemas, ya que uno de sus principales adalides, Steve Bannon, ex asesor de Donald Trump y Santiago Abascal, además de otras personalidades de extrema derecha como Jair Bolsonaro en Brasil o Matteo Salvini en Italia, ha sido detenido.

Bannon está imputado, junto con tres personas más, por apropiarse de parte de las donaciones en torno a la iniciativa «We Build the Wall» («Nosotros construimos el muro», en inglés), el xenófobo intento de construcción de un muro para separar México de Estados Unidos y que que recaudó unos 25 millones de dólares.

La iniciativa prometió que todos esos fondos se destinarían a financiar la gran promesa electoral de Trump, pero esas afirmaciones eran «falsas», apunta el documento de acusación presentado ante un tribunal federal de Nueva York. «En realidad, (…) los acusados recibieron colectivamente cientos de miles de dólares que usaron de forma inconsistente con las manifestaciones públicas de la organización», señala el escrito de la Fiscalía.

Bannon, en concreto, llegó a obtener más de un millón de dólares y a usar parte para cubrir gastos personales, aseguran los fiscales, que también acusan a los cuatro socios de crear una trama para tapar el uso fraudulento de los fondos, con cuentas y facturas falseadas.

Ahora, un juez de Nueva York ha impuesto este jueves una fianza de cinco millones de dólares al asesor y deberá comparecer el 31 de agosto,. El juez Stewart Aaron también ha impuesto a la controvertida personalidad restricciones de viaje y, de este modo, no podrá trasladarse al extranjero, ni usar aviones privados o barcos sin el expreso permiso del juez, según medios locales.