El delantero del Oporto Moussa Marega ha sido este domingo víctima de insultos racistas en el partido de la liga portuguesa disputado entre su equipo y el Vitoria de Guimaraes en el campo de este último conjunto.

El atacante decidió abandonar en el minuto 71 el encuentro después de haber firmado el tanto de la victoria (2-1) del Oporto 11 minutos antes: se cansó de escuchar gritos de mono y cánticos racistas en su contra y optó por abandonar el césped.

Algunos jugadores del Oporto y del Vitoria de Guimaraes trataron incluso de persuadir al atacante franco-maliense para que continuara jugando el partido, pero Marega siguió adelante y, muy enfadado, se retiró a los vestuarios, acompañado de miembros del cuerpo técnico de su club.

Tras el partido, Marega subió una foto a Instagram haciendo unas ‘peinetas’ a la afición del Vitória Guimaraes y con un texto muy duro, tanto contra los que le insultaban como contra el colegiado del partido Luis Godinho:

«Me gustaría decir a todos esos idiotas que van a los estadios a lanzar gritos racistas… ¡que os jodan! Y también agradezco a los árbitros por no defenderme y por sacarme una tarjeta amarilla por defender el color de mi piel. Espero no volver a encontrármelos sobre un terreno de juego. ¡¡Sois una vergüenza!!

«Estamos completamente indignados por lo que ha pasado. Sabemos que la pasión que hay con el Vitoria y creo que la mayor parte de los aficionados no se reconocen en la actitud de ciertas personas que insultaron a Moussa desde el calentamiento», declaró el técnico del Oporto después del partido. «Somos una familia, independientemente de la nacionalidad, del color de piel o de cabello. Todos somos humanos y merecemos respeto. Lo que ha pasado es lamentable», añadió. El entrenador también publicó una foto en las redes sociales con el mensaje «Todos somos Moussa».