El Partido Laborista, primera formación de la oposición británica, ha exigido la comparecencia parlamentaria del abogado del Gobierno del Reino Unido, Geoffrey Cox, para que explique su asesoramiento legal sobre el acuerdo del «brexit».

En una jornada decisiva para el proceso de retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE), el portavoz del «brexit» laborista, Keir Starmer, dijo que no hay «cambios significativos» en el pacto del «brexit» y pidió una declaración de Cox antes de que la Cámara de los Comunes vote este martes el documento del «divorcio».

«Lo necesitamos en la Cámara de los Comunes para que haga una declaración y después de que los diputados puedan hacerle preguntas en la cámara» sobre su asesoramiento legal al Gobierno, insistió.

Los Comunes votan a las 19.00 GMT el acuerdo «mejorado», según el Gobierno, después de que la cámara baja lo rechazara el pasado 15 de enero por 432 votos en contra y 202 a favor.

De cara a la crucial votación de hoy, el influyente diputado conservador euroescéptico Jacob Rees-Mogg dijo que varios abogados evaluarán los documentos acordados anoche en Estrasburgo entre la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker.

«No estoy seguro de que los acuerdos con la UE supongan grandes cambios, que sean continuas promesas de buena voluntad (…), así que estaré centrado en ver si la declaración unilateral es realmente unilateral», declaró Rees-Mogg a la cadena británica BBC.

Según Rees-Mogg, la votación de esta noche debería ser retrasada hasta mañana a fin de dar más tiempo a evaluar los documentos.

Esta mañana, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, afirmó que los nuevos documentos firmados no perjudican el acuerdo de retirada ya negociado, pues son textos «complementarios», y ayudan a despejar los temores sobre la salvaguarda irlandesa, pensada para evitar una frontera dura entre las dos Irlandas.

Los nuevos textos son un «instrumento legalmente vinculante», que deja claro que la salvaguarda o «garantía» no está diseñada para ser permanente; un suplemento añadido a la Declaración Política (documento separado al acuerdo de retirada), por el que el Reino Unido y la UE se comprometen a acelerar la negociación sobre su futura relación comercial en el periodo de transición.

El tercer documento es una «declaración unilateral» del Reino Unido que deja claro el poder soberano del país para abandonar el mecanismo de salvaguarda si las negociaciones sobre la futura relación -durante el periodo de transición, hasta finales de 2020- no llegaran a prosperar.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario