La octava Cumbre Europea de Ciudades y Regiones comenzó hoy en Bucarest bajo el lema «(Re)nueva Europa», con una sesión inaugural en la que el presidente del Comité Europeo de las Regiones (CdR), Karl-Heinz Lambertz, afirmó que una futura UE más cercana a sus habitantes debe contar con sus ciudades.

En esta cumbre de dos días, junto a la presidencia semestral rumana del Consejo, las regiones y ciudades de la Unión Europea (UE) debatirán su postura sobre el futuro del proyecto comunitario y aprobarán una declaración que entregarán al presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, para que la lleve a la cumbre especial de líderes europeos que se celebrará en mayo.

«No es casualidad que esta cumbre suceda ahora, en un momento crucial en la historia de la UE», señaló Lambertz, que apuntó que la fecha se seleccionó para que tuviera lugar poco tiempo antes de la cumbre de líderes en Sibiu (Rumanía).

Lambertz aseguró que la declaración final mandará a los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión «un mensaje claro» respecto a que, «por muy importantes» que sean los países, «hay que conseguir llegar a los ciudadanos».

«El futuro de Europa pasa por sus ciudadanos y para llegar a ellos es necesario que las ciudades y regiones estén más estrechamente involucradas en la Unión Europea», señaló el presidente del CdR.

El político belga se refirió también al «brexit», que calificó de «una llamada de atención para los que creen en la UE y los que creen que se puede vivir sin ella», y aseguró que el hecho de que la salida británica esté generando tantos problemas es «un mensaje alentador».

«Incluso para el Reino Unido, que siempre ha tenido una relación especial (con la UE), no es fácil salir de la UE porque se ha convertido en una auténtica unión en la que todo está entrelazado (…) y compartimos un destino común», señaló el presidente de las regiones europeas.

Además, agradeció a la presidencia rumana que su lema para sus seis meses al frente del Consejo sea un alegato en favor de la política de cohesión, que podría sufrir serios recortes de cara al próximo presupuesto comunitario y que las regiones de la UE han defendido como «esencial» para el continente.

La primera ministra rumana, Vasilica Viorica Dancila, afirmó que «2019 es un año de cambios, pero al mismo tiempo tiene que ser un año de continuidad», y llamó a que la UE se mantenga cohesionada y sea solidaria para enfrentar los desafíos de las próximas décadas.

A través del lema de su presidencia, dijo, Rumanía quiere «subrayar el hecho de que los ciudadanos europeos deben sentir los beneficios concretos que la UE tiene en sus vidas».

«La política de cohesión debe continuar y ser reforzada en el próximo presupuesto plurianual europeo dado el papel que tiene reduciendo las desigualdades entre regiones y estableciendo fuertes conexiones entre nuestras comunidades», afirmó la primera ministra rumana.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario