El día 1 de julio de 2021, se firmó entre el Gobierno y los Agentes Sociales (patronal: CEOE, CEPYME, y sindicatos: CC.OO., UGT); el “acuerdo de la mesa de diálogo social en materia de Seguridad Social y Pensiones”. Para dar traslado de dicho acuerdo el Gobierno ha enviado a Las Cortes un Proyecto de Ley que en este momento se encuentra en su proceso de trámite parlamentario.

Nos encontramos en unos momentos decisivos para el futuro del Sistema Público de Pensiones; no sólo por la influencia que tendrá dicha reforma en las pensiones de las personas que se encuentran jubiladas en la actualidad, sino sobre todo por las que percibirán en el futuro las personas que actualmente están en activo.

La reforma de pensiones amenaza el Sistema Público de la Seguridad Social por varios frentes:

Por la intención desde el Ministerio de prolongar la edad de jubilación más allá de los 67 años que están aprobados actualmente; ignorando los efectos de barrera que esto tiene para la incorporación de la juventud al mercado laboral, en un país con una tasa de desempleo juvenil casi del 50 %.

Pensiones

Por no recoger una medida efectiva para acabar con las pensiones mínimas de miseria que tenemos en este país, a pesar de que el pacto de Gobierno de Coalición de PSOE y UP recoge una subida que les permita la recuperación de poder adquisitivo. Y como estamos comprobando, con la previsión de subida de un 3 ó 4 % para 2022, difícilmente recuperarán poder adquisitivo porque prácticamente la inflación ya ha absorbido dicha subida.

Por la pretensión de introducir la privatización de una parte de las cotizaciones a la Seguridad Social, a través de la creación desde el Estado de un fondo público de pensiones privadas de empleo o empresa, para entregar posteriormente su gestión a fondos buitre, banca y aseguradoras y por lo tanto sometido a las incertidumbres y vaivenes del mercado financiero.

Y por tener previsto introducir el llamado “Mecanismo de Equidad Intergeneracional”, un nuevo eufemismo para sustituir al “factor de sostenibilidad”, que supondrá igual que el anterior un recorte de las pensiones iniciales de las futuras jubilaciones, con la excusa de que durante unos años aumentará el número de pensionistas, al acceder a la jubilación las personas pertenecientes a la llamada generación del “baby boom”.

Olvida el Ministro que esta generación comenzó su vida laboral siendo muy jóvenes y al ser muy numerosa y mantenerse cotizando durante una larga carrera profesional al Sistema, han contribuido a generar un exceso de recursos durante todos estos años en la Seguridad Social, que han sido destinados por los distintos gobiernos a cubrir gastos del Estado que no correspondían a pensiones contributivas, y ahora cuando les toque comenzar a jubilarse no es justo que se les pretendan cambiar las reglas de juego y recortarles su pensión.

Por estas y otras razones nos vamos a manifestar el 16 de octubre en Madrid, para reivindicar:

– Una subida sustancial de las pensiones mínimas, estableciendo una senda de crecimiento hasta alcanzar el salario mínimo interprofesional.

– Por la realización de una auditoría a las cuentas de la Seguridad Social, que cuantifique los recursos que se han destinado durante años a sufragar “gastos impropios” que no eran pensiones contributivas y que establezca la forma en que se van a revertir a la caja común de la Seguridad Social para garantizar los compromisos de gasto en pensiones que va a tener en el futuro.

– Por la introducción de medidas efectivas que reduzcan la brecha de género en las pensiones.

– Por la eliminación de los efectos nocivos de las reformas laborales que fomentan la precarización laboral, bajos salarios y menores cotizaciones a la Seguridad Social.

– Por el mantenimiento de nuestro sistema de pensiones de reparto y solidaridad intergeneracional, sin la implantación desde el Estado de planes privados de empresa, que introduzcan la privatización de una parte de este, y garantizando su sostenibilidad y suficiencia con medidas que aumenten los ingresos para conseguir su equilibrio financiero.

– Por la jubilación a los 65 años, para permitir que la juventud pueda acceder al empleo y comenzar un proyecto de vida profesional, laboral y familiar.

– Por la jubilación sin coeficientes reductores de su pensión, de las personas que lleven 40 o más años de cotización.

En definitiva, por una reforma de pensiones sin recortes, que elimine los aspectos negativos que contempla, para que queden garantizadas la sostenibilidad y suficiencia de nuestro Sistema Público de Pensiones y unas pensiones dignas y justas para las personas pensionistas actuales y futuras.

Las organizaciones firmantes creemos que nos encontramos en un momento crucial para el futuro del Sistema Público de Pensiones y serán precisas las aportaciones de todos los sectores populares, por tanto, vamos a trabajar por la unidad de acción junto a todos los colectivos del movimiento pensionista evitando personalismos que puedan dividir nuestras fuerzas, porque todas son necesarias para conseguir un Sistema Público de Pensiones solvente mantenido en el tiempo y unas pensiones justas.

Por ello llamamos a toda la ciudadanía a participar en la manifestación convocada el 16 de octubre en Madrid.   

¡GOBIERNE QUIEN GOBIERNE, LAS PENSIONES PÚBLICAS SE DEFIENDEN!

Organizaciones firmantes:

MADPP – Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas.

MODEPEN – Movemento Galego en Defensa das Pensións e os Servizos Públicos.

Plataforma de Pensionistas de Móstoles en Defensa del Sistema Público de Pensiones.

ASJUBI40- Asociación jubilación anticipada sin penalizar.

DEJA UNA RESPUESTA