El Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas considera urgente que se autorice a las personas mayores de 65 años a salir a la calle en las debidas condiciones de seguridad.

Las personas mayores no somos actores pasivos de la nueva situación que se está abriendo tras el desconfinamiento parcial de los menores acompañados. Somos adultos y conscientes del peligro que supone el virus. Formamos parte, se quiera o no, de la sociedad y de la normalización que poco a poco tendrá que producirse en todos los aspectos de la vida de nuestro país. No vamos a consentir que se nos quiera anular como ciudadanos y ciudadanas activas con la intención de sobreprotegernos. Nuestra trayectoria así lo ha demostrado.

Agradecemos el esfuerzo que está haciendo nuestra sociedad por protegernos, pero en la mayoría de los casos las personas mayores estamos actuando como el resto de la sociedad. Respetando el confinamiento y realizando las salidas imprescindibles, ya sea para la aportación de suministros básicos al hogar o para pasear a nuestras mascotas, que en muchos casos son nuestra única compañía.

La edad cronológica de cada persona mayor de 65 años no se corresponde con su edad biológica real, ya que esta depende de las circunstancias vitales y de enfermedades que haya padecido o padezca. Por tanto, no es nuestra edad la que debe tenerse en cuenta a la hora de permitir el desconfinamiento.

Muy al contrario, hay que priorizar las salidas de las personas mayores dado que muchas sufren circunstancias psicológicas de soledad por pérdida de seres queridos o conveniencia de recuperar su entorno afectivo; necesidad de ejercicio físico para mantener sus condiciones de  movilidad o para reducir dolencias;, o dificultades de mantenerse en contacto con sus seres cercanos por medios tecnológicos que con frecuencia les son ajenos.

Obviamente, esas condiciones de salida, en cuanto a horario, acompañamiento, protecciones, etc, deberán ser establecidas por la autoridad competente.

Por tanto, en el Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas agradecemos que la sociedad quiera proteger a sus mayores, pero insistimos en que seguimos siendo personas totalmente activas en nuestra sociedad, lo que no impide la necesidad de permitir cuanto antes el desconfinamiento de las personas mayores como medida terapéutica para las dificultades específicas de su edad.