El Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas (MADPP), ha solicitado a las Consejerías de Sanidad y de Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía que las mascarillas de protección contra el covid-19, una vez que han sido declaradas de uso obligatorio, se añadan al catálogo de medicamentos que se incluyen en la tarjeta sanitaria para que puedan ser retiradas de las farmacias por la población andaluza bien sea gratuitamente o abonando un porcentaje de su coste, según su situación y renta, como ocurre con el resto de los medicamentos. También hemos solicitado que en las residencias sea el enfermero o enfermera de enlace el responsable de suministrarlas a través de las correspondientes oficinas de farmacia.

Hay que destacar que los 24 euros mensuales que cuestan las mascarillas quirúrgicas suponen el 2’70% de la pensión media en Andalucía, que es de 888 euros. La situación es aún más grave en el caso de las Pensiones no Contributivas, en las que esos 24 euros representan el 6% de la pensión.

Ese 2’70% en el caso de la pensión media en Andalucía o 6% en el caso de las Pensiones No Contributivas, hay que multiplicarlo por el número de miembros de la unidad familiar que dependen de la pensión, convirtiéndose así en un considerable gasto añadido.

Desde el Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas esperamos que la Junta de Andalucía responda a nuestra solicitud, y adopte urgentemente esta medida, como ya han hecho otras Comunidades Autónomas, como Castilla La Mancha, pues consideramos que este gasto, que es en realidad una inversión porque evitaría contagios que representarían un mayor coste para la sanidad andaluza, es perfectamente asumible por la Junta de Andalucía y solucionaría una grave dificultad que se suma a las que ya padecen en estos momentos de crisis, la población de una de las Comunidades más empobrecidas de España.