El Movimiento Andaluz en Defensa de las Pensiones Públicas (MADPP), se opone totalmente a la decisión de la Junta de Andalucía de permitir nuevas admisiones, en los centros residenciales de nuestra Comunidad Autónoma a partir del 27 de este mes.

No entendemos las prisas que la Junta de Andalucía tiene precisamente ahora, en plena crisis sanitaria, de realizar nuevos ingresos en las residencias, después de más de un año ignorando las peticiones de que se adoptaran medidas para rebajar las listas de espera.

Según la información que nos llega desde residencias de las distintas provincias andaluzas, aún existe carencia de material de protección para los trabajadores y trabajadoras. No todos están provistos de guantes y mascarillas, además de faltar otros materiales de protección indispensables para ejercer su labor con total seguridad. La misma falta de protección sufren las personas residentes.

La apertura precipitada y sin tener garantizadas la protección necesaria, va a suponer la convivencia de mayores sanos con contagiados, haciéndoles correr riesgos absolutamente innecesarios que pueden producir un repunte de la pandemia, incrementando el drama humano que están viviendo tanto las personas trabajadoras y residentes como sus familiares. 

Nos tememos que esta decisión temeraria del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía obedece a otras circunstancias, entre otras de competición política, que nada tienen que ver con la protección de la salud y la vida de nuestros mayores.

Por ello, desde el Movimiento Andaluza en Defensa de las Pensiones Públicas exigimos claridad y transparencia en la situación de todas y cada una de las residencias y que no se permitan nuevos ingresos hasta que no se realice una inspección exhaustiva del estado de todas ellas o mientras exista la posibilidad de que una sola persona corra el riesgo de contagiarse.

En caso contrario, nos reservamos el derecho a tomar las medidas que consideremos oportunas.