La casa-taller del arquitecto belga Victor Horta, reconvertida en el Museo Horta de Bruselas, acoge hasta el 30 de junio una colección de 45 objetos auténticos que reconstruyen la decoración real de la vivienda cuando era propiedad del maestro del “Art Nouveau”, entre 1901 y 1919.

Durante casi una veintena de años, Horta fue dueño de los dos edificios que componen la casa-taller, donde residió y concibió la mayor parte de sus obras, aunque partió a Estados Unidos al estallar la I Guerra Mundial y a su regreso, en 1919, decidió venderlos.

Un siglo después de su venta, el Museo Horta conmemora ese aniversario con tres exposiciones, una de ellas dedicada a las colecciones de Extremo Oriente que había en la casa hacia 1905, que revelan una nueva faceta del arquitecto, la de coleccionista.

El responsable de las relaciones con el público del Museo Horta, Thierry Mondelaers, explicó a Efe que Horta era “un gran coleccionista de arte oriental”, y eso se ve claramente reflejado en la exposición, que ha intentado “reconstruir el espíritu de la casa de aquel momento”.

Coincide con esta idea la conservadora de colecciones de Extremo Oriente en el Museo de Arte e Historia de Bruselas, Nathalie Vandeperre, quien señaló a Efe que estos objetos, la mayoría de origen japonés y chino, eran muy apreciados en aquel momento, especialmente los de metal.

“El arte del metal era extraordinario en aquella época porque los talleres (asiáticos) trabajaban para los samuráis, entonces tenían un conocimiento excepcional (de este material)”, afirmó Vandeperre.

El museo también acoge obras de otros artistas del “Art Nouveau”, como Henry van de Velde, Paul Hankar y Gustave Serrurier-Bovy.

Para Mondelaers, el “Art Nouveau” de Victor Horta forma parte de la identidad cultural de Bruselas de la misma forma que el Modernismo de Antoni Gaudí es una seña de identidad de Barcelona.

En Bruselas, explicó Mondelaers, “hay una gran cantidad de edificios de ‘Art Nouveau’ o con algún detalle de este estilo en la fachada”, aunque lamentó que la Maison du Peuple, un inmueble diseñado por Victor Horta para ser sede de los socialistas belgas, fuera demolida en 1965 “a causa de la especulación inmobiliaria”.

El “Art Nouveau” está hoy reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que incluye en su lista de Patrimonio Cultural de la Humanidad varias obras de Horta que pueden visitarse en Bruselas, como el Hotel Solvay, el Hotel Tassel, el Hotel van Eetvelde o el propio Museo Horta, que recibe cada año cerca de 65.000 visitantes.

Deja un comentario