Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, uno de los principales negacionistas del coronavirus pese a las 66.741 personas que han fallecido a causa del covid-19 en el país desde que se confirmó el primer caso a finales de febrero en Sao Paulo, ha sido contagiado de coronavirus.

Bolsonaro comenzó a presentar síntomas este pasado lunes 6, tras sufrir un cansancio acumulado y 38 grados de fiebre, algo que no le impidió pasear por la calle y hacerse fotos con sus allegados, algo común en él durante la pandemia, pese a que los expertos le recomendaban que evitase ese tipo de exposición.

Brasil es actualmente el segundo país del mundo más afectado por el coronavirus, con 1,6 millones de contagios y 65 mil muertos. Todo empezó con una declaración de Bolsonaro que adivinaba un largo y duro camino para brasil: «Si la economía se hunde, Brasil se hunde. Si la economía termina, cualquier gobierno termina. Mi gobierno termina. Es una lucha de poder».

En cuanto al número de nuevos contagios, las autoridades sanitarias han confirmado 45.305, entre ellos el del presidente, Jair Bolsonaro. El total de casos acumulados es ya de 1.668.589. El número de personas que han logrado superar la enfermedad se acerca al millón, con 976.977.

Una pandemia llena de terribles declaraciones

De esta forma, podemos decir que Bolsonaro se ha contagiado por culpa de Bolsonaro. «En mi caso particular, en el caso de que fuera contagiado, no me preocuparía porque sería una gripezinha (gripecita), un resfriado», llegó a pronunciar el mandatario hace semanas, faltando así al respeto a estas decenas de miles de víctimas.

No contento con esta falta de respeto, días después declaró: «El brasileño tiene que ser estudiado. Él no se contagia. Le puede ver saltar a una alcantarilla, bucear, ¿verdad? Y nunca le pasa nada. Yo creo que hay mucha gente que ya se ha contagiado en Brasil y ya tienen los anticuerpos que ayudan a que no siga proliferando”.

También dejó claro que todos tenían la culpa, menos él: «Pronto la gente sabrá que han sido engañados por estos gobernadores y una gran parte de los medios de comunicación en este tema del coronavirus. Espero que no me culpen directamente por la cantidad de millones y millones de desempleados en mi persona». 

La puntilla a estas declaraciones la dio al señalar, tras batir el récord de muertos diarios: «¿Y qué? Lo lamento. ¿Qué quieren que haga? Soy Messias (su segundo nombre), pero no hago milagros. La vida es así».