El nuevo presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáyev, firmó hoy el decreto sobre el cambio de nombre de la capital kazaja de Astaná a Nur-Sultán, en honor al exmandatario de este país, Nursultán Nazarbáyev, quien dimitió esta semana tras casi 30 años en el poder.

«Cambiar el nombre de Astaná, la capital de la República de Kazajistán, a Nur-sultán, capital de la República de Kazajistán», reza el texto del decreto en la página presidencial.

El decreto entra en vigor tras su publicación oficial.

Por su parte, en el Ministerio de Justicia kazajo dijeron a la agencia Interfax que el cambio de nombre se hará efectivo después de la publicación del documento en los medios oficiales, que, posiblemente, tendrá lugar el lunes.

La propuesta de darle el nombre de Nur-Sultán a Astaná fue formulada por Tokáyev el miércoles.

La iniciativa fue aprobada ese mismo día por el Parlamento en trámite exprés, con la venia del Consejo Constitucional, que dictaminó que al cambio de nombre de la capital, que es una enmienda a la Carta Magna del país, podía llevarse a cabo sin necesidad de celebrar un referéndum.

La decisión generó polémica el mismo día de su adopción, ya que muchos kazajos consideraron que el cambio de nombre de la capital no podía hacerse sin consultar con los ciudadanos.

Ayer la policía detuvo a varias personas que protestaban en Astaná y Almá-Atá, la segunda ciudad del país, contra el cambio de nombre de la capital a Nur-Sultán.

Además, la propuesta suscitó una serie de interrogantes sobre si será necesario cambiar también la denominación de las numerosas empresas, instituciones, incluso clubes deportivos, que llevan el nombre de Astaná.

Al respecto, el ministro de Información y Desarrollo Social de Kazajistán, Daurén Abáyev, explicó que el cambio de nombre de la capital no afectará a instituciones y empresas.

«Conservaremos la marca ‘Astaná’, ya mundialmente conocida, y vamos a promocionar una nueva marca con un gran potencial: ‘Nur-sultán'», dijo Abáyev.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario