La ONG española Proactiva Open Arms navega desde ayer en el Mediterráneo con 313 migrantes a bordo, entre ellas un recién nacido, y ha solicitado a las autoridades de Malta poder desembarcar en un puerto, algo sobre lo que aún no han obtenido respuesta.

«Ahora mismo tenemos 313 personas a bordo del Open Arms», explicó a la agencia de noticias EFE el jefe de misión Gerard Canals, quien indicó que entre los rescatados hay varios niños y mujeres embarazadas.

«Hemos intentado comunicar en repetidas ocasiones con las autoridades libias sin obtener ninguna respuesta. Hemos pedido la evacuación médica urgente» de un bebé socorrido con un día de vida y «hemos solicitado también puerto de desembarco a Malta, y estamos a la espera de respuesta de todas las partes», añadió.

Los rescatados fueron socorridos el viernes en el Mediterráneo, a pocas millas de las costas de Libia, cuando navegaban en tres botes de goma.

Canals relató que hacia las 10.00 horas locales del viernes, cuando navegaban «cerca de las 50 millas al noreste de Trípoli», avistaron una «barca de goma» con 111 personas a bordo, «entre las cuales varias mujeres que decían estar embarazadas».

El barco de la ONG catalana rescató a estas personas y mientras las estaba trasladando a bordo vio otro barco de goma, «a unas 42 millas al noreste de Trípoli, a unas tres millas del anterior bote», que tenía «106 personas a bordo, entre los cuales un bebé y un niño de 7 años».

El jefe de misión de Proactiva detalló que la tripulación de la ONG pudo saber hablando con los socorridos que en la noche anterior habían salido desde las costas africanas tres embarcaciones, por lo que comenzaron a buscar a la tercera.

Durante un periodo de tiempo, estuvieron acompañados en la búsqueda por los guardacostas libios, pero en un cierto momento estos abandonaron «la escena sin previo aviso» y el Open Arms siguió con su labor.

Durante la tarde, encontraron la tercera embarcación de goma a «unas 55 millas al noreste de Trípoli», con más de 90 personas a bordo, «entre los cuales un bebé de solo un día de vida y otros 10 niños y 26 mujeres».

El barco pidió la evacuación médica inmediata de este bebé a las autoridades de Malta y también solicitaron a la isla un puerto seguro.

Las autoridades italianas aún no se han pronunciado, pero el ministro del Interior, Matteo Salvini, mantiene una política de puertos cerrados a las ONG con inmigrantes a bordo.

Vuelve a plantearse el problema de dónde desembarcar a estas personas, igual que ha sucedido en anteriores ocasiones con otros barcos tras las negativas de las autoridades italianas y maltesas a acoger a inmigrantes salvados en el mar Mediterráneo.