Juan Carlos Quer ha mostrado hoy su «más profundo malestar y rechazo» ante la difusión del informe de la autopsia de su hija Diana, una publicación que genera «un dolor adicional innecesario» a la familia y evidencia, denuncia, «los dudosos criterios éticos» de algunos medios de comunicación.

«Mi hija Diana -la joven agredida sexualmente y asesinada tras desaparecer el 22 de agosto de 2016 en A Pobra do Caramiñal (A Coruña)- ya no puede pedirlo y por ello, como padre y en su nombre, reclamo su derecho a la Justicia en un procedimiento serio y riguroso y al margen de filtraciones indebidas a los medios de comunicación, sancionables judicialmente», subraya en un comunicado remitido a Efe.

Juan Carlos Quer critica con dureza la difusión de una información «tan sensible», sobre cuyo contenido y veracidad rechaza pronunciarse.

«Noticias como ésta, acompañadas una vez más con la infame fotografía del cadáver de mi hija tantas veces denunciada, generan un dolor adicional innecesario a una familia ya destrozada y evidencian de nuevo los dudosos criterios éticos con los que se conducen determinados medios de comunicación», concluye.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario