Leopoldo López Gil, padre el opositor venezolano Leopoldo López, ha subrayado este viernes que España está recibiendo «presiones internas y externas» por la presencia de su hijo en la residencia del embajador español en Caracas y ha dicho «entender» que el Gobierno de Pedro Sánchez haya llamado a limitar su actividad desde la Embajada española por su deseo de mantener unas buenas relaciones con el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

«El Gobierno de España, si quiere jugar un papel como negociador, entiendo que tenga esa posición», ha señalado tras las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en las que señalaba que España no permitirá que su Embajada se convierta en centro de activismo político por parte de nadie.

El padre de Leopoldo López ha dicho confiar en que el Gobierno español mantenga su «compromiso de resguardo» y proteja a su hijo mientras esté en dependencias de la Embajada de España en Caracas.

El líder del partido opositor Voluntad Popular está desde el martes acogido en la residencia del embajador español en la capital venezolana, junto a su esposa Lilian Tintori y una de sus hijas, una situación que su padre no sabe cuánto se puede prolongar aunque sí ha descartado que se plantee abandonar el país.

«Seguirá luchando hasta conseguir la libertad total de Venezuela con unas elecciones libres y que permitan la participación plena del pueblo, sin temor a ser adulteradas como han sido en el pasado», ha recalcado.

Tras recordar que, al contrario que Julian Assange, Leopoldo López se encuentra en la residencia del embajador español como «huésped» y no en calidad de asilado político, ha indicado en que el dirigente opositor venezolano espera que su «condición» cambie «muy pronto» y pueda gozar de una libertad «plena» por «el cambio de régimen en Venezuela».